28 de diciembre de 2007

Amo los Post It

Los adoro los amo los amo los amoooooo!!!
Sí soy fan de Papelitos con Pegatina no puedo parar de usarlos y pintarlos y cuando tengo tiempo les hago marquitos con dibujitos y si no hago cuadritos en miniatura con los dibujitos -¡qué lindos que son!- me mata cuando encuentro alguno viejo y me dice para que lo anoté, siempre tan serviciales, tan desinteresados tan esenciales para mi compleja existencia me dan la oportunidad única de poner atención en otros lados sin cargo de consciencia son partecitas cuadraditas de mi memoria -¡y vienen en distintos colores!- los puedo poner en cualquier lado (en el monitor, en el estuche de los lentes, en la billetera, en el bolsillo, en el dedo, en el escritorio, en un libro, en una fotocopia, en una carpeta, en la espalda de un amigo, en la heladera, en una botella, en el yogur que dejo en la heladera, en una botella con veneno, en los bolsillos del morral, en el espejo del baño, en la guia-T, en la cama, en la lámpara, en cualquier objeto que le dejo a alguien, en un regalo, en fin, en cualquier lado). Los postit son el mayor invento que jamás existió –ni la rueda ni el fuego ni la penicilina- ¡ VIVAN los POSTIT ! sí sí sí post post post it it it ! ¡POST-IT!
Amo amo amo adoro a los postit y no se por qué me hacen escribir y pensar rápido y como una adolescente que descubre que el cepillo de dientes electrico de su madre -¡y vienen en distintos tamaños!- puede usarse para otras cosas mucho más interesante.


!


Se me acaba de ocurrir algo...
(no, no tiene que ver con el cepillo de dientes eléctrico)
Hoy me llevo un par de post it para casa...
Dps les cuento!

;)


¡Feliz año nuevo!






17 de diciembre de 2007

Aprendí a viajar en el tiempo



Aprendí a viajar en el tiempo


El título es, tal vez, demasiado espectacular, pero no por eso se aleja de la realidad. El asunto es bastante sencillo y, a la vez, difícil.

Voy a empezar dando una pequeña explicación de lo que es el tiempo para nosotros, seres humanos de tres dimensiones. El tiempo es una cuarta dimensión. Imaginen una línea recta y vertical (del color que quieran, pero que haga contraste con el fondo blanco de esta proyección mental).
Bien, muchos estarán imaginando una línea negra, mientras que algunos osados pensarán en una línea roja, y los más conservadores probablemente estarán pensando en una línea color verde inglés, pero, como todos nos dimos cuenta, el color de la línea no importa mucho que digamos.

La línea –cuyo comienzo y fin tampoco vienen al caso-, representa no sólo el tiempo, sino también, a nuestro Universo –sí, nuestro Universo se merece la mayúscula, Aguante el Universo carajo!). Nosotros –nuestra parte físico–humano-terrenal- transita por la línea. Nuestra participación en la línea es un segmento relativamente pequeño.

(Sean tan amables de agregar más rectas de distintos colores paralelas a nuestra línea de tiempo vertical, la distancia entre las rectas no es importante)

Bien, nosotros "viajamos" en una línea, pero... ¿Qué hay en las demás?
Las demás líneas serán definidas como universos paralelos. Que van desde una réplica casi exacta hasta el opuesto absoluto).

"HAY COSAS QUE EL DINERO NO PUEDE PAGAR, PARA TODO LO DEMÁS, ELIJA VISA."
(ejemplo de una publicidad en un universo paralelo)

Viajar en el tiempo sería desplazarse hacia delante y atrás en la línea temporal que vivimos.
Hasta ahora sólo logré viajar hacia delante (algo es algo).
Como dije, el forma de llevar esto a cabo es bastante sutil. Yo les voy a comentar mi método para viajar en el tiempo, pero creo que cada uno de ustedes deberá encontrar el suyo.

El punto fundamental para pegar un salto temporal, es dejar de pensar en ello.

No se por qué, pero me los imagino con los ojos abiertos leyendo y releyendo la oración anterior. Luego de unos minutos –o tan sólo de unos segundos de los más despiertos– se darán cuenta de la simplicidad y obviedad del truco.

En mi caso, no termina ahí. En lo personal descubrí que puedo saltar a otra línea temporal, esto es, a otro universo paralelo. Un universo muy particular y, si tendría que definirlo con una sola palabra –cosa que no estoy haciendo–, esa palabra sería OSCURO (y no es que no se vea nada, es que ahí está todo bastante jodido)

No puedo explicar el por qué, pero puedo transportar mi consciencia a este universo de manera casi instantánea. Puedo ver lo que existe a través de los ojos de los que allí viven. Hay muchas cosas en común, y muchas cosas que ahora no existen, pero que acá podrían existir o están a punto de hacerlo.

En ese universo puedo desplazarme por la línea temporal tanto para adelante y como para atrás –con ciertos límites en los saltos, claro–.
Esa es mi forma de dejar de mantener el trance necesario para dejar de pensar en el tiempo local y poder viajar por él. Y cuando decido volver, siempre encuentro que el "tiempo local" pegó un salto.

Si van a intentar hacer esto, tenga el cuidado de dejar algo de su consciencia en el presente, por que de lo contrario es muy posible que no puedan volver nunca más.



Las herramientas que utilizo para transportarme a este universo son las siguientes:


  1. Un bloc de hojas.
  2. Una lapicera negra.



6 de diciembre de 2007

Disculpe las molestias ocasionadas







Por razones propias de nuestro personal*,
el servicio se encuentra
temporalmente interrumpido
.


Disculpe las molestias ocasionadas,
mientras espera le recomendamos degustar
los vinos de nuestra cosecha 2006.
















(*) que no se ha muerto nadie ni roto nada, no os preocupéis!







4 de diciembre de 2007

Frase

"El científico no es un sabio sino alguien que se ha alienado en un saber toda su vida. Y que no tiene que leer nada más que lo que compete a su ámbito."

Germán García

30 de noviembre de 2007

Anoche soñé con el diablo

Escrito el 10:22 a.m. 26/09/2007

Anoche soñé con el diablo. Así, como lo leen. No es ficción. Y quiero aclarar que soy consciente que el diablo es un símbolo, una representación y un mero artilugio humano utilizado como herramienta de dominación durante muchos cientos de años.
Hecha la aclaración, permítanme comenzar con mi relato:

Pijama de invierno, blanco con mangas negras, cuello en V, terminaciones en polar. Medias de lana, y un cuello polar negro con tirita recogedora –de ésas que lo transforman en gorros- porque la noche anterior me levanté con mucho dolor de garganta.

11:04 p.m.

Me acosté una hora antes porque había paro de subtes -odio depender de la gente y más ser rehén de imbéciles luchas egoístas, porque cuando piden o luchan por cosas como el sueldo, la cantidad de horas, los beneficios, etc., todo bien, pero había una ensalada de fruta llena de peleas internas y manejes políticos, lo sé porque tengo a alguien adentro- me acosté una hora antes y leí un poco de El Hombre Sin Patria -de Vonnegut, un capo un groso un grande- y finalmente apagué la luz. Gran error.


La puerta de mi pieza se abrió así, como sola.


¡Prack! hizo la cerradura, y se abrió. La pieza tiene unos ventanales grandes que dejan que la luz anaranjada de la lámpara de vapor de mercurio del alumbrado público se desparrame por el piso. Bueno –me dije– probablemente sea el viento que se cuela por los burletes medio gastados. Aunque también me acordé de una amiga de mi hermana que... no importa, no viene al caso. Me levante y crucé los siete metros de la habitación hasta cerrar la puerta. Volví, y me dormí, o al menos, eso creí...


Camino por un sendero de piedras chatas y grandes. Son grises y opacas, y cruzan una especie de alfombra verdosa, un simulacro de césped artificial medio podrido. No levanto la vista de las piedras, no sé si es una plaza o un campo, y la luz es una cosa floja que no viene de ningún lado. Parece que va a caer granizo o que va a hacerse de noche, o las dos cosas al mismo tiempo. Camino por ahí y una voz amable -como de documental- empieza a hablar, dice algo del Demonio. Habla y habla, y las piedras, -esas piedras anchas como lajas pero más bien redondeadas- empiezan a cambiar. Ya no las puedo pisar, porque el suelo rota hasta convertirse en una pared y yo quedo flotando al lado. Las piedras se manifiestan. Dibujos tallados, bocas y ojos grandes, de trazo redondeado -un siniestro aire precolombino- late en las piedras. El césped se disuelve, ya no puedo ver otra cosa. El rostro demoníaco desparece y aparece, se borra y vuelve, siempre distinto, siempre aterrador. Una y otra vez. Late en las piedras y me muestra sus caras primitivas. El miedo es primitivo. Recuerdo los dragones chinos. La voz se calla -no es su voz, tal vez era su presentador o algo así- y las imágenes cambian con violencia. Sin hablar. Sólo me miran con los ojos a veces abismos huecos a veces sobresalientes protuberancias en la piedra. Caigo junto con la interminable sucesión de rostros tallados en piedra que me miran pero no. Siento el vértigo en la garganta.


1:34 a.m.

Me desperté con una pierna afuera de la sábana, como si fuera un cerco que quisiera saltar. Una alarma sonaba justo enfrente de mi casa, aparentemente era el auto de mis viejos. Me tapé. Pero la alarma seguía sonando. Seguía... y seguía. «Por qué mierda no van a apagarla, están mucho más cerca de la puerta de calle que yo» pensé. Nunca me despierto con la alarma. Pero ya estaba ahí, despierto. Y seguía sonando. Salí de la cama. Me puse las pantuflas, me acomodé el cuello de polar y crucé otra vez la pieza. No me acuerdo si la puerta estaba abierta o no, pero salí y prendí la luz para bajar las escaleras. Mis padres estaban durmiendo. Ni se mosquearon con la luz ni cuando pasé. La alarma seguía sonando. Crucé el comedor –en el que nunca comemos, ya no se por qué se llama comedor- y llegué al living. La misma luz amarillenta que iluminaba mi pieza se proyectaba desde la ventana hacia el suelo.


Un metro antes de llegar a las cortinas, la alarma se apagó sola.


No me importó, ya estaba ahí. Corrí las cortinas semitransparentes y miré el auto. La rural gris modelo noventa y seis, chocada en dos puertas, tenía los vidrios sanos. Miré bien para los costados y nada. Nadie en la calle. Volví a mi pieza. Me acosté, me tapé, y me dormí, o al menos, eso creí...


Estoy sentado un bar con una muchacha -muy hermosa y mimosa- y de pronto hay otra muchacha -tan hermosa y tan mimosa como la otra- sentada en la silla de al lado. Finalmente, una tercera muchacha -más diminuta, pero igual de hermosa y mimosa que las otras dos- viene y trata de sentarse encima mío, acomodando mimosamente una pierna de cada lado. No sé si están vestidas o no, pero no importa. Porque justo antes que se siente, con total naturalidad y hasta con unas hebras de solemnidad, les digo que voy a acabar -no recuerdo si me disculpé o no- y así lo hago. Las típicas contracciones no tardaron en llegar. Como una serpiente vomitando un ratoncito semi-digerido, acabé.


2:17 a.m.

El polvo atravesó el sueño y se acumuló en mi bóxer. Pero no hubo orgasmo, sólo eyaculación. Es normal que luego de cierta cantidad de tiempo sin tocarme -o sin que me toquen-, termine así, pero habían pasado sólo un par de días desde un fortuito encuentro, asi que me pareció raro que la válvula de seguridad se accione sola. De todas formas -ya experimentado en estos asuntos- hice la Gran Momia Blanca con un pañuelo de papel y me volví a dormir, o al menos, eso creí.


6:26 a.m.

La radio se encendió sola, -estaba programada para eso-. La luz del sol entraba fría y limpia. Salí de la cama, me cepillé los dientes, me lavé la cara, removí los vendajes de la momia, hice pis, lavé al faraón, y apenas volví a la habitación noté algo raro, justo arriba de mi cabeza.

Era el cuello de polar, el mismo que me puse para dormir. Estaba enroscado en la lámpara, y se balanceaba, como un hombre recién ahorcado.

29 de noviembre de 2007

HOTel







Tu aerodinámica curvatura

(Aunque no lo veas)
merece más de un viaje.

Aunque me consuma.
Aunque tenga que quebrar cada ladrillo de esta ciudad con mi cabeza.
Aunque tenga que doblegar a cada individuo de esta sociedad con mi cabeza.

Tu aerodinámica curvatura
(Aunque no lo veas)
merece más de un viaje.



27 de noviembre de 2007

¿A dónde van los limones?


1ra evidencia:


-----Original Message-----
From: Patricio Ingra***
Sent: Thursday, August 23, 2007 9:33 AM
To: 2º piso Bolivar
Subject: Déjenme contarles una pequeña y trágica historia...

Había una vez medio limón en la heladera,
hasta que...
DESAPARECIÓ.

Fin.

Si alguien tiene alguna información que pueda resultar en el paradero del medio limón (es amarillo, con semillas, una pulgada de diámetro, responde al nombre de limón) sea tan amable de decírmelo de la manera más amable posible, porque hacerme el té para descubrir que NO HAY LIMÓN es realmente irritante y frustrante, eso sumado a que es jueves, el peor día de la semana -ni viernes, ni miércoles- JUEVES, y encima, yo sin mi medio limón.




2da evidencia:

-----Original Message-----
From: Patricio Ingra***
Sent: Viernes, 16 de Noviembre de 2007 09:50 a.m.
To: 2º piso Bolivar
Subject: Limones...

Se solicita el paradero de un limón.
Tez amarilla, principio de celulitis y cáscara gruesa.

Se encontraba cortado al medio en la tapa de la heladera, esperando con ansias el mágico momento que lo llevaría a fusionarse con mi té -y las medialunas de Marcelo- para lograr así el clímax de su existencia.

Cualquier información sobre su paradero será recompensada.

Desde ya, muchas gracias.





22 de noviembre de 2007

CRUDO








Nacer.




Simular
simular
simular
coger,



mentir
coger,



mentir
coger,



mentir
coger.



Simular.



Mentir
mentir
mentir,



coger
coger
coger,



mentir



llorar



morir.




17 de noviembre de 2007








Sudor que ablanda
gotas al ritmo
pulso de golpes

bailas víctima

del golpe

del colchón

del pulso

del sudor

del ritmo

golpe

colchón
pulso

sudor

ritmo

gol

col

pul

sud

rit

g

c

p

s

r

.







15 de noviembre de 2007

Yo me acuerdo...


Yo me acuerdo de lo aburrido que era ir a la calesita.

Yo me acuerdo del tuco y la carne de los domingos (es como si no hubiera otro día que no sea domingo en determinado segmento de mi infancia).

Yo me acuerdo de lo frustrante que era tratar de acostumbrarme a la pluma Parker luego de tres años de idilio con mi lápiz.

Yo me acuerdo de la primera vez que fui a un telo: mire todo dos veces porque no quería olvidarme de nada. En aquel entonces pensaba que era un momento muy importante.

Yo me acuerdo del maní japonés que descubrí en el bi-cumplaños que festejé con mi primer novia, que cumplía el mismo día que yo.

Yo me acuerdo de lo difícil que era para mí escribir en imprenta. También del momento cuando quise empezar a utilizarlas: un amigo -algo mayor que yo- escribió la letra “a” con tanta gracia y facilidad que no pude resistirme.

Yo me acuerdo de lo severa que era mi abuela cuando era más joven (especialmente los domingos).

Yo me acuerdo lo que pensé cuando vi a un tipo juntando basura en la calle cerrito un día que iba a la oficina “yo no quiero terminar así”. Luego, cuando me di cuenta que este pensamiento era el único motivo por el cual seguía en la facultad, la dejé.

Yo me acuerdo del primer día que fui a lo de Margarita R. (taller literario). Todos eran más copados y sabían mucho más que yo. Me escudé en mi silencio.

Yo me acuerdo de la pintura amarilla que formaba ligeras protuberancias en las paredes de mi escuela primaria.

Yo me acuerdo de las rejas que hacían de paredes en los talleres subterráneos de mi escuela secundaria.

Yo me acuerdo de los lentes de la chica que me gustaba en séptimo grado (marrones marco cuadrado, imitación madera, esmaltados).

Yo me acuerdo de las excusas que me ponía para no decírselo.

Yo me acuerdo del horror que sentí al pisar una tumba indígena en el sur. ¡No pises! Me dijeron. Haber pisado a un muerto me hubiera causado menos impresión. La tumba era tan sólo un círculo de piedras sobre una tierra fina, plana y muerta, escondida entre las rocas de una montaña.

Yo me acuerdo y me recuerdo constantemente la razón de mi escritura:




NO OLVIDAR NI SER OLVIDADO.






9 de noviembre de 2007

PLUR


Yo pensé muchas veces en la mística psicodélica de los setenta, las fiestas, el descontrol, las libertades y las corrientes de pensamiento. Los sobrevivientes se encargaron de aumentar el mito. Realzarlo, hacer de ello un momento único en la historia reciente -y lo es, lo es-. Supe envidiar esa gente, que pudo ver bandas y asistir a eventos únicos e irrepetibles, viviendo en un mundo único e irrepetible.
Hoy, ya no siento tanta nostalgia.

No hablo sólo de Creamfields (que es la primera a la que voy a ir), pero sí a muchas previas fiestas que supe tener a lo largo de varios años. Hubo buenas, muy buenas, y algunas malas (por que negarlo). Pero en todas aprendí muchas cosas, conocí gente, reconocí a amigos y, a través de esa música que tantos odian y tan pocos comprenden, también me conocí mi mismo. Desaté muchos nudos y quebré muchas de las estructuras que dominaban mi pensamiento.
Me saqué los lentes, y miré alrededor.

Gentes contemporáneas, hay algo en todo esto, algo que no se ve a simple vista. Como un árbol que tapa el bosque, van a pasar muchos años hasta que se vea la magnitud de este movimiento, y creo -y espero- que al final se va a comprender por qué crecieron y crecieron tanto durante estos tiempos.
El mundo está enfermando, Gaia, mi amor, esta siendo maltratada.

Es así. Y hay mucha gente maltratada y enferma. Yo veo, a estos eventos, como intentos subconscientes de la humanidad para anclar energía en la tierra. Hoy, pocos van a entender lo que estoy diciendo. Los que no lo entiendan, bueno, no van a poder despegarse de sus asientos -cuadraditos-, y no van a tardar en levantar el dedo y señalar las pastillas y las drogas, el reviente y los excesos, el daño que se hace la juventud, etc, etc. Poniendo todo en una misma bolsa, una bolsa miope, llena de miedos y prejuicios, y vacía de de experiencias. Aquellos que necesiten señalar y acusar, háganlo. Si eso es lo que necesitan para estar en paz con su mente, para calmar sus miedos y ahogar la incertidumbre, háganlo.
No van a poder detener el movimiento,
porque el movimiento no es sólo eso.

Eso que señalan existe,
pero es tan sólo la cáscara.
Y como tal,
hay que atravesarla y romperla
para poder nacer.


DANCE
4
LIFE

:)





6 de noviembre de 2007

Y la gente que sólo pregunta cuando se reestablece el servicio




Ayer:

alguien se tiro abajo del subte para éste le rompa el cuerpo.


Hoy:
ni noticias.



4 de noviembre de 2007

Este poema es un obsequio para todos

Enrollá el diario,
ponelo en un florero con agua
y esta vez,
lee las flores.

1 de noviembre de 2007

De las caras...

Estoy convencido de que las caras de las personas mayores son talladas por sus pensamientos y sentimientos a lo largo de su vida.

Así que, por ejemplo, el tipo –señor mayor, con canas y todo- con cara de tiburón que vi hoy a la mañana entrando en la legislatura porteña definitivamente no puede ser un buen tipo. Tenía las facciones oblicuas, en diagonal hacia el medio, si se entiende lo que quiero decir. Cuando se encontró con un colega y sonrío, uff, escalofríos. La sonrisa era más que siniestra. Los labios seguían la curvatura de la cara, como un boomerang con las puntas hacia arriba.
Ese tipo hizo -o no hizo, pero piensa y le gustaría hacer- cosas nefastas. Jamás podría sentirme cómodo con alguien así.

El otro día, en la pileta, un viejo de mierda que hace que nada –que no me saluda, sólo saluda a las chicas, ya verán por qué-, también tiene una cara desagradable. En este caso no es la de un depredador, pero sí la de un depravado asqueroso.

Yo sé que no puede andar prejuzgando a la gente, pero el otro día mostró su personalidad. Se le tiró encima a una chica que, hablando de una manera diplomática, le faltan unos senadores en la banca. Me indigné. Más precisamente, me dieron ganas de re-cagarlo a trompadas. La chica, pobre, lo único que hacía era hacerse chiquitita en un rincón del carril –los carriles son divisiones hechas con sogas en las piletas para nadar por ellos sin chocar a los demás-, se hacía chiquitita y cuando digo que el viejo verde hijo de puta se le tiraba encima digo que hablaba con el cuello estirado para adelante, la joroba hacia atrás, y la panza de huevo a la misma altura que los ojos, que parecía que largaban pus, a unos diez centímetros de la pobre mujer.

Yo, nadaba, y pensaba: lo golpeo, de una, que se vaya a cagar y que no vuelva más. Pero la cara me decía que el tipo no tendría problemas en levantar acciones judiciales y, la verdad, no quiero meterme en ese horrible juego –su juego-. La segunda opción era acercarme y preguntarle a la chica si lo estaba molestando, cosa que era obvia dada la cara de susto/repugnancia que tenía la pobre mujer. Bueno, pensaba eso, pero me achiqué, no les voy a mentir. Es algo con lo que lucho constantemente, no se si se llama "Super Yo" o "Yo, cagón", pero es algo que me hace repensar y muchas veces suprimir ciertas respuestas y actitudes. Lo odio, y lucho contra eso.

Bueno, mientras mi "Yo, cagón" me daba motivos para no meterme, se me ocurrió una tercera idea, avisarle a unos de los profesores/bañeros que andaban por ahí. Mi "Yo, cagón" estuvo de acuerdo así que esa iba a ser mi acción, pero justo en ese momento la chica se cambió de carril, y dejó al viejo choto y desagradable sólo –en realidad, conmigo, lo cual es mucho peor (para él)- y el problema, si bien no se solucionó y, si bien yo no hice nada al respecto- quedo postergado.
De todas formas las ganas de pegarle no se me fueron, y, ahora que lo tengo bien calado, no creo que mi "Yo, cagón" tenga mucho poder de decisión cuando el viejo de mierda se le ocurra molestar otra vez a esa chica.

Lamentablemente no se puede proponer matar y/o golpear a los viejos a partir de sus caras, pero sepan, ustedes, jóvenes –y no tan jóvenes– y ávidos lectores, que lo que pasa adentro de sus cabecitas brota y se manifiesta en su cuerpo, así que si piensan que van a poder ocultar aquellos pensamientos, ESTAN MUY EQUIVOCADOS.

Si tienen miedo de volverse viejos verdes, sean ¡Jóvenes Verdes!
Gasten todas las municiones ahora, no se guarden piropos ni deseos, busquen concretar fantasías, no se las guarden (todas), hablen, díganle a esa personita que la quieren y luego, díganle lo que les gusta!
:P
Y por sobre todas las cosas, sean fieles a sus palabras.

No hay nada más lindo...

;)

31 de octubre de 2007

Ahora se viene lo peor...


Las segundas partes nunca fueron buenas.



29 de octubre de 2007

Emes

del milagro
milagro del que
que lo contempla
y se da cuenta
cuenta que
que él
él es
es también
también parte
del milagro
de la muerte
muerte del que
que la contempla
y se da cuenta
cuenta que
que él
él es
es también
también parte
de la muerte
del milagro

25 de octubre de 2007

Elección



- ¿A quién vas a botar?

- A todos.





24 de octubre de 2007

Caer (en la cuenta que...)




Las moscas me persiguen



debo estar muerto.




18 de octubre de 2007

Del agua...

Estaba con el agua de mar manchada de río hasta la cintura. Hacía calor y el sol flotaba en su propio océano sin nubes. Tendría unos 14 años. Hacía vasija con las palmas y lanzaba el agua para arriba. El líquido brillante subía y se desdibujaba en el aire para volver como un puñado de perlas. Apenas si podía fijar la vista en las formas y en las gotas, caían demasiado rápido.

Ahí me di cuenta...

El movimiento del agua cuando alcanzaba su pico máximo en el aire, el reflejo del sol, y la transformación en gotas que luego se fusionaban con el mar, eran ÚNICOS. Jamás podría reproducir los dibujos que nacían en el aire con total naturalidad. Y la idea se expandió... Ni el agua de mar manchada de río, ni la arena de la playa, ni el día, ni Yo, ni el Mundo volverían a ser lo mismo. Y, aunque no me acuerdo casi nada de los otros quince días de vacaciones, jamás voy a olvidarme de ese momento, porque fue el primer momento que viví en carne propia y fui plenamente consciente del concepto del PRESENTE, único e irrepetible.


¡Qué dicha!



16 de octubre de 2007

Mujeres-Puerta





Pasó la mayor parte de su vida abriendo mujeres-puerta.


Ahora lo único que le queda,
marcos vacíos
de habitaciones silenciosas.





12 de octubre de 2007

Ando leyendo...

Simplemente quiero decir:

Gota de Lluvia Cuarenta y Tres,
te amoooo!


Para más información sobre esta sexy calvita de Mycogen,
remítase a "Preludio a la Fundación" de Isaac Asimov.

11 de octubre de 2007

La banda



- A veces vamos a tocar al club comunicaciones, durante el carnaval ¿Viste?
- Sí, ¿Tenés una banda?

- Sí, se podría decir que somos una banda.

- ¿Y qué tocan?

- Chicas.




8 de octubre de 2007

Gotas de a letras





Cuando llueve -como ahora- abro la ventana para que el sonido de la lluvia inunde mi habitación.

Entonces
me duermo,
pensando que
tal vez,
algún un día,
entienda el lenguaje del cielo.






ReP II



4 de octubre de 2007

del maestro...









FUENTEALBA
SEIS MESES MUERTO.










¿y Sobisch?
"Sobisch despotricó contra la protesta de los docentes públicos y privados del país y acusó a la Ctera de hacer una huelga financiada por el krichnerismo para opacar su candidatura presidencial."
(FUENTE: Página 12)

3 de octubre de 2007

Desgarro







La hija colgaba de los brazos de la madre.
¡Mamá! -colgaba la hija
¡Mamá! -colgaba

La madre colgaba de los brazos de la hija.
¡Nena! -colgaba la madre
¡Nena! -colgaba

Hasta que no pudieron más.








1 de octubre de 2007

Del Mito

Leyenda simbólica, representación deformada o idealizada de alguien o algo que se forja en la conciencia colectiva,cosa inventada por alguien -que intenta hacerla pasar por verdad-, o cosa que no existe más que en la fantasía de alguien.

María Moliner, Diccionario del Uso del Español

Estas definiciones se acercan pero no alcanzan ni a rasguñar lo que quiero decir sobre EL MITO.

A ver si con ejemplos podemos llegar a un entendimiento.

Nuestros padres vivieron un mito, y el mito se les cayó a pedazos en sus propias caras.
¿Cuál era su mito?
La naturaleza del oficio, el trabajo como algo digno y permanente, el matrimonio, el respeto al Padre Omnipotente, el amor a la Madre Sumisa, la Familia, etc. Todo envuelto por la era de Oro del Capitalismo. Estos componentes formaban el MITO en el que ellos vivían. Año a año, el mito fue doblándose hasta caer y romperse en pedazos.

Ahora vivimos semiconscientes de esto. No nos damos cuenta que la caída fue estrepitosa. Los vemos rendidos, cansados, amargados, perdidos, llorosos, indefensos, estúpidos, enfermos, patéticos, grises, pobres, perdidos y con razón, no tienen de dónde agarrarse. Los que no supieron evolucionar quedaron varados, perdidos, ajenos y con un ENORME signo de interrogación encima de sus cabezas.

Eso ocurre cuando se cae un mito.

Ahora vivimos otro, un mito desconocido. Estamos parados sobre los restos que dejaron nuestros padres. Sabemos lo que no funciona (al menos, muchos de nosotros lo sabe), pero estamos totalmente perdidos, sueltos, desparramados por el mundo sin grandes ejemplos.
Tenemos una condición de libertad totalmente impensada por las generaciones anteriores. Una libertad valorada, perdida entre todas las distracciones de la época.

Pero no sólo eso, esta libertad es mayormente aprovechada por los Grandes Maestros del Mercado, que dictaminan sus Verdades las 24 horas del día a través de todo lo que hace ruido y color. Muchos se las tragan, y muchos caen. Se pierden. Son tragados por un mitos artificiales, implantados y no renovables.
Por ejemplo, el individualismo, incluso el capitalismo como forma de vida y el concepto del Progreso cayendo arrolladora fría e indeteniblemente de los países Desarrollados (aka deshumanizados) como una marea de aceite cocido.

A veces pienso,

¿Cómo es el presente?
¿Cómo será el futuro?
¿Qué presente quiero?
¿Qué futuro quiero?
¿Qué posibilidades existen?
¿Cuál es el límite?
¿Qué posibilidades se nos ocultan?
¿Quién las oculta?



28 de septiembre de 2007

Tengo una duda




¿Se puede leer poesía mientras se escucha música?




27 de septiembre de 2007

Hoy me di cuenta













EL MUNDO CORRE PELIGRO,

PELIGRO DE PERDER EL SENTIDO.





25 de septiembre de 2007

LA LISTA

Sí sí, lo que todos estaban esperando...

¡LA LISTA DE REQUISITOS QUE DEBEN CUMPLIR PARA PODER ACOSTARSE CONMIGO!

  1. Deben ser mujer (o al menos hacérmelo creer de alguna forma convincente)
  2. No debe recordarme a mi madre.
  3. Mucho menos a mi padre.
  4. Pechos, dos.
  5. Sus pechos deben recordarme a los abundantes platos de pasta de mi abuela.
  6. Definitivamente NO a mi abuela.
  7. Le tienen que gustar las mismas cosas que a mí. O sea, en primer lugar, yo, en segundo, ella, y en tercer lugar -pero no por eso menos importante- le tiene que encantar la idea de enroscarnos hasta que transpiremos huesos crema.
  8. Tiene que tener un amplio conocimiento del vocabulario, y ser muy bocasucia, malhablada y por sobre todas las cosas, muy guarra.
  9. Su ombligo debe ser de naturaleza vertical, no horizontal.
  10. Barba, no.
  11. Carne, si, abundante. O al menos lo suficiente como para no sentir los huesos en esos mordiscos desubicados.
  12. Contextura, humanoide. (si sobran cosas no hay problema, el problema es que falten!)
  13. Debe oler... oler como, como un campo de fresas y... fresas y... mmm... mejor: no debe oler.
  14. Su piel debe ser suave, lisa y tersa, como una hoja Canson N° 6 pintada con aceite de oliva.
  15. No debe recordarme a Ricardo Montaner, de hecho, las palabras "Ricardo Montaner" no deben salir de su boca.
  16. Nada debe salir de su boca.
  17. Sus movimientos deben ser como los de una medusa en el agua de un lago escondido. Pero sin el veneno urticante ni los tentáculos.
  18. Su fruto prohibido debe saber a helado, pero de un gusto distinto cada día, para no aburrir.
  19. Se puede llamar de cualquier forma, pero a mi me tiene que llamar Barrilete Cósmico.
  20. Salvo por eso, no tiene que recordarme a Victor Hugo.
  21. Puede usar tanto pollera como pantalón. O ambos, o mejor, ninguno.
  22. Su cola debe ser como un canasto de frutas maduras apoyado sobre un mantel bordado -corrección- un diminuto mantel con encaje sobre una colina virgen -muy virgen- al atardecer de un cálido día primaveral de holanda, pero sin las hormigas.
Aunque esta es tan sólo la primera y burda aproximación.
¡Seguiré investigando!



21 de septiembre de 2007

Primavera


Exactamente hace un año la invité al parque Centenario
cada uno llevó una lista de las cosas que nos molestaban.
pero yo llevé algo más,
algo escrito con marcador verde indeleble en la panza
mostrado en el momento adecuado
sorpresa indeleble, se llevó.

También escribí esto.


¿Hoy?
Recordando :)


20 de septiembre de 2007

¿Catarsis? naaa



Estoy viviendo en un mundo extraño irreal vacío jugoso vital oscuro brillante pesimista violento deshecho quebrado perdido alterado pirado pensante callado gritando explosivo alegre con "peros" y triste con "luegos"

este mundo es una locura
y estoy en él
clavao
participante número uno
amo y creador
observador del efecto
de mis dedos
en el aire
en mi mente
el tiempo
es el tiempo
el tiempo que no para
que no para
el tiempo
no hay tiempo
no encuentro el tiempo
dónde
dónde
donde
tiempo
energía
dispersa
conflictiva
excitada
totalmente excitada
ida perdida se retuerce como fuego amarillo
fuego en cámara lenta
crepita al cielo
se expande
en columna luminosa
ardiente



caos.



19 de septiembre de 2007

De lo inasible

- ¿Y? ¿Cómo te fue?
- Mal, esa mina es totalmente inasible.
- ¿Qué?


En ese instante suena una campana electrónica japonesa ¡Ding dong!. Ambos personajes miran al cielo, y una voz metálicofemenina dictamina, con una cadencia agradable, lo siguiente:

Inasible, definición:
1 adj. Imposible de coger. Inaprensible.
2 Imposible de comprender por demasiado *sutil.

- Ah.


Fuente: Diccionario del uso del español, María Moliner.

18 de septiembre de 2007

Contradicciones


Viajar el subte en traje y zapatos para ir a una oficina
es una de las mayores contradicciones de la era actual.



17 de septiembre de 2007

Cumpleaños


Hoy es mi cumpleaños.

El PEOR saludo que recibí hasta ahora es el siguiente:

FELIZ CUMPLE flaco! No pienses que te estas poniendo viejo asi no te amargas...mejor pensa que te falta menos para jubilarte!

Primero, nunca pensé que me estaba poniendo viejo y segundo, no quiero jubilarme, porque no quiero trabajar en una oficina hasta jubilarme, porque no me cabe eso del retiro y/o jubilación.
Quiero vivir de mi escritura y escribir hasta el día que me muera (en ese orden).

Igual me causó gracia, porque el que me lo mandó no tiene idea de nada.
Ahora me cebé, y quiero más saludos perros-forros-mala leche-irónicos!
Piensen piensen y díganme lo peor que se le puede decir a alguien en su cumpleaños.

Gracias!!
:D


De la magia...

Magia es
eso que se hace
con los ojos cerrados
justo antes
de empezar a escribir.


12 de septiembre de 2007

De la calle


¿Sabés por qué te sentís incómodo cuando estás cerca de un grupo de chicos de la calle?

Porque te das cuenta
que sos un extraño
invadiendo su Hogar.



7 de septiembre de 2007

Un deseo




deseo
poder
condensar
todo
lo
que

en
una
sola
línea.





3 de septiembre de 2007

Del sexo




La primavera se siente en el aire (estoy empezando a estornudar de manera compulsiva, créanme) y ando con muchas ganas de meterme de manera intempestiva y violenta en un sitio oscuro y mal ventilado: el sexo.

Entonces, empezaré la previa, con la siguiente definición:

SEXO
=
lo que te permites /\
lo que le permites

/\: Intersección

Abramos la ecuación:

"lo que te permites"
son los pocos impulsos fundamentales que sobrevivieron a la educación reglada, a los prejuicios, al Dios, a los amiguitos de Dios, a los traumas, a la autoestima y a muchas más cosas horribles que no quiero ni pensar. Eso más esas cosas que a uno se le ocurren de improvisto, cosas que hacen sonreír a uno de manera cómplice hasta que se da cuenta que, si bien su mente está disfrutando de unas hermosas vacaciones sexuales, su cuerpo está en un vestuario y no hay toalla que encarpe* la situación.

Mientras, "lo que le permites" es el mismo concepto, aplicado a otra persona. Pero dado que es muy mucho más fácil -y cómodo- andar permitiendo cosas que tomar la iniciativa, este concepto suele ser ligeramente superior.


Glosario:

Encarpar: (del lat. «encarpärelalucanicía, con influencia de «longus») Cubrir un objeto con una tela con el fin ocultarlo, aún sabiendo que es imposible de disimular.


30 de agosto de 2007

Sobre los bloqueos a Internet y el sentido del adoquín

(Mail enviado el 30.08.2007 a casi todos en la oficina por causa de una serie de prohibiciones de páginas y demás hierbas. Si bloquean los blogs bueno, se darán cuenta...
No no, al CEO no se lo mandé, sí a los de sistemas, que demostraron no tener ni la más mínima dirección de sentido del humor (ni sentido en general), como se ve en su respuesta copiada al final)

-- * --

Subject: Sobre los bloqueos a Internet y el sentido del adoquín

Escuché una vez por ahí que si no narrás, te narran.
Es muy probable que no entiendan que quiero decir con esto debido a que van a leer este mail rápido y mal, sin tomarse el tiempo que se merece. Pero dado que ya estás leyendo esto y sé que no te vas a detener, o mejor dicho, que no van a retomar y releer lo dicho, me encuentro en la obligación de repetirlo: si no narrás, te narran.

Esta frase o concepto sería el primo lejano que estudia letras de la frase: el que no llora no mama, frase que ha quedado en desuso por las sucesivas transformaciones aplicadas al verbo mamar. Pero este no es el tema que nos compete (no pude evitarlo).
Lo que estoy tratando de expresar en este sentido y profundo mensaje es la indignación y la gracia que me causan los recientes -y cada vez más amplios- bloqueos y prohibiciones sobre Internet. Indignación porque soy uno de los afectados y gracia, porque realmente no entiendo que es lo que se pretende con ello.

En primer lugar, las prohibiciones nunca son ni fueron medidas efectivas para detener ni modificar nada. Miren el muro de Berlín, por ejemplo -si no lo pueden ver porque está bloqueada la página, imagínenselo-. Aunque lamentablemente tengo más ejemplos de como los seres humanos olvidan de manera rápida y absoluta los malos ejemplos del pasado (miren el muro de Israel, o el que está construyendo EEUU en el borde con México). En general, la historia es un estúpido ciclo tras otro de masacre y destrucción. Pero no me distraigan, por favor.
Lo que veo a mi alrededor es un malestar general, mudo y dócil, de mucha gente que no idea de como decir las cosas (ahí es cuando son narrados, y, en general, por gente que no tiene nada que ver con ustedes, pero hoy tuvieron mucha suerte! les toqué yo). Eso esta en el primer lugar: el malestar.

En segundo lugar, me alejo de las generalizaciones de grupo y pienso -lo intento, de veras que sí- en las razones que provocaron este bloqueo. No encuentro muchos motivos más allá de una baja en la performance de un FTP externo, o las distracciones que genera tener tanta información al alcance de la mano. Si el FTP era el problema, el bloqueo para bajar toda clase de archivos creo que era más que suficiente para liberar a la conexión de Internet de un gran peso. Dicho sea de paso, este bloqueo -al igual que todos- apareció de un día para otro, silencioso, sin avisar, como para que dudemos que tal vez siempre estuvo ahí. Sin archivos para bajar, lo que quedan son páginas con texto e imágenes, lo cual no considero que genere una amenaza a la performance del FTP.


En segundo lugar bis -dado que me explayé mucho en la primera parte del segundo lugar- pienso que otro motivo por el cual prohibieron el acceso a las páginas es debido a la distracción que genera en los recursos y la improductividad (¡OVERHEAD!) que semejante situación puede desatar. El que piensa esto -si es que alguien en su sano juicio lo hace- no tiene la menor idea de lo que significa trabajar con la mente nueve -o más- horas por día, entendiendo a un cliente, diagramando estructuras, utilizando herramientas lógicas y de diseño para resolver problemas que caen uno tras otro, indefinidamente, día tras día, durante todo el año. La distracción es vital y necesaria para poder encarar los problemas de otro lado. Alimenta la creatividad, estimula y, por sobre todas las cosas, hace que la vida de oficina sea un poco más aceptable.


En tercer lugar, podrán decirme que todavía hay sitios a donde se puede ir, para estos momentos de distracción, y yo me pregunto, ¿Quién eligió estos sitios? ¿Con qué criterios? ¿Utilizó la mora, la ética, o simplemente se copió de otra empresa que hace lo mismo? ¿Qué sentido tiene que haya sitios a los que se puedan acceder y otros a los que no?


En cuarto lugar ¿Por que nadie nos explicó que lo que se hace, lo que se va a hacer, y por qué? Somos de sistemas, creo que lo podríamos entender ¿O es tabú?
(podría seguir, pero creo que se entendió la idea. No es mi intención señalar ni acusar a nadie, simplemente estoy intentando entender el "por qué", y dando mis motivos de "por que no", con un toque de humor para facilitar su digestión)

Agrego una frase más:


La vida es dura, como un adoquín.

¿Qué necesidad hay de meter el adoquín en el freezer?

-- * --
(fin del mail)
Respuesta:

Patricio,
Realmente no lo entendí como un mail humorístico , ya que es una queja puntual sobre bloqueo de Internet y además tratas de piedra o irracional a la gente que hizo esto.

Por otro lado , vos das por entendido que el bloqueo es para optimizar trafico del FTP, y realmente no es esa la causa. Si te complace que te de la explicación técnica de todo , no dude que esta disponible.
Por otro lado vos también pones como causa del bloqueo el contenido de distracción. Yo no soy el indicado para analizar si cada uno trabaja o boludea, pero te puedo decir que a pedido de la gente que si es la indicada se me pidió hacer este tipo de bloqueo. Lo bloqueo son por contenido
Y te paso la lista de cuales son:

...

No voy a adjuntar las imágenes, pero contenían una larga lista con temas, unos bloqueados y otros no. Cuando noté que las páginas de "abortion" (sobre el aborto) estaban bloqueadas, decidí llamarme al silencio.



Medicina Moderna

Las obras sociales insisten a las embarazadas a hacerse cesáreas -aún cuando no son necesarias- para ganar más dinero.

Repito:

Medicina Moderna

Las obras sociales insisten a las embarazadas a hacerse cesáreas -aún cuando no son necesarias- para ganar más dinero.


Parafraseo:

Las someten a una operación innecesaria y desvían un nacimiento perfectamente natural a través del miedo que inculcan a los padres. Luego, con cuchillos y anestesias duermen a la madre y la dejan ausente del nacimiento de su propio hijo. De esta manera, se acercan un poco más a las ganancias anuales estimadas. Si esto ocurre, es posible que el CEO compre un auto 0km y decida sortearlo entre los doctores en la fiesta de fin de año.

...

Debo repetirlo:

Medicina Moderna

Las obras sociales
insisten a las embarazadas
a hacerse cesáreas
-aún cuando no son necesarias-
para ganar más dinero.





29 de agosto de 2007

27 de agosto de 2007

Reciclados



1) Es que a veces las cosas se entrelazan, se suceden unas a otras de una manera incomprensible. Cataratas que trenzan las aguas y forman un tejido en el río. Pájaros que revolotean unos alrededor de los otros, dibujando círculos en el aire, espirales de viento fino.

2) Cuando dejamos de pensar sobre lo bueno y lo malo, las manos se tejen en los cuerpos, los labios se mojan con los labios, el cuerpo se hace cama que se hace cuerpo que se hace en otro cuerpo el espacio propio.

3) Aprendo de mis mañanas, de mis tardes y de mis noches. A veces pienso que el mejor maestro es el dolor. A veces pienso que eso es algo que fue y que no deberá ser. Que la teoría del sufrimiento se debe dejar atrás, junto con la culpa de su abandono, en un lugar que no contamine, o reciclarla tal vez, para invertirla y reutilizarla.

23 de agosto de 2007

Bambú


Crepúsculo negro. Las voces cantan entre el bambú. Suben y bajan los tonos. Se teje la melodía. No puedo entender el idioma, pero la bruma de la noche late cargada de humedad ritual.
Camino despacio, esquivando los trozos de bambú crocantes que enredan el suelo. Percibo las sombras de la luz fuego reflejada sobre el bambú húmedo.
La voz del chamán se eleva al cielo como las chispas de la fogata. Los otros, jadean. Sus cuerpos transpiran como el bambú. Me acerco un poco más. El chamán se mira a uno de los jóvenes y le dice algo. No entiendo el idioma, es su mayor secreto.
Me achico entre las cañas y me quedo agarrado a los barrotes de bambú. Los jóvenes se mueven en círculos alrededor de la fogata. Cuatro hombre y cuatro mujeres jadean y llenan el espacio con movimientos bruscos en simétrica coordinación. Los ocho representantes de piel cobriza dibujan el aire con sus cuerpos espléndidos. Empiezo a transpirar. Mis brazos gotean como el bambú y la camisa se me pega al cuerpo. El chamán habla y camina alrededor de los jóvenes. Es el único que tiene trenzas, un manojo de serpientes blancas.
El fuego se me hace agua y las manos se me resbalan en el bambú. Pestañeo y veo al chamán golpeando dos trozos de bambú emplumado. De los golpes nace un ritmo vivo, audaz, viejo como el tiempo. Los jadeos se acoplan al latido del bambú y suben al cielo nublado junto con las gotas rojas del fuego.
El chamán empieza a cantar. Jadeos. Los jadeos lo acompañan. El calor del fuego crece en furia y me muerde la frente y las manos. Transpiro. Me hago agua. La voz del chamán se quiebra en el aire. El último golpe del bambú se ahoga en un trueno y el agua se me mete por los oídos y por la boca.
Tengo miedo. No suelto los barrotes de bambú. Toda el agua del cielo cae sobre mí. La corriente me clava los trozos de bambú muerto y me arrastra.

Nunca solté el bambú.

Ahora, cada vez que siento miedo, saco el bambú que tengo guardado en el placard y lo acaricio.

Escritura automática - 04.07.2007

22 de agosto de 2007

Del soñar

El no poder elegir con quien soñar
es perjudicial para la salud.

Espero estés bien
donde sea que estés
con quien sea que estés
sieMpre.

20 de agosto de 2007

las puertas de la percepción

¿Por qué tengo todas mis cosas tiradas arriba del diario El cronista? ¿Por qué? ¿Por qué estoy esperando para escribir esto como diez minutos, tratando de contener todas las palabras que pugnan como gusanitos desde adentro de las orejas? ¿Por qué? ¿Por qué pasaron horas desde que me llegó un sms de una chica hermosa que tenía muy malas intenciones al que yo no pude contestar y, por qué me pregunto, por qué no me molesta no haber podido contestarle?

Espero encontrar las respuestas a todas -y a alguna que otra pregunta más- a lo largo de este maravillosamente entrelazado arbusto y/o medianera de palabras. Lo que estoy tratando de decir ocurrió particularmente el día diecinueve de agosto del año 2007 dC.

¿Pero en qué momento comenzó todo?
No lo sé.

Eran las 15:00 hs o, al menos, eso era lo que intentaba decir el reloj del reproductor de dvd, el cual, debo decir, no termino siendo una fuente muy confiable de información.

Eran las tres de la tarde de un sábado que parecía domingo dado que el lunes no se trabajaba y el verdadero sábado, o sea, el día anterior, no era digno de mención.

Eran las tres de la tarde del día anterior cuando fui a la pileta. Entre al agua y nadé ocho minutos, iba en el llamado "estilo Libre" por mi padre (otro gran nadador de la familia), y según mi opinión, croll. Realmente no se como se se llamará el estilo, pero lo importante es el ejercicio y no como se llama, joder.

Eran las tres de la tarde del sábado anterior -el verdadero sábado- cuando comencé con mi estilo libre de natación, que son ocho minutos en los que voy de croll y vuelvo de pecho, para ablandar los músculos y estirar las articulaciones. O al menos, creer que eso sucede. Luego de esos ocho minutos me tomo dos -o a lo sumo tres- minutos para elongar dentro del agua -lo cual teóricamente esta mal, y no sirve para nada, pero yo soy un autodidacta, y que me la soben los libros del buen nadar y/o elongar-. Luego de la elongación miro un reloj, hay dos relojes de manecillas en la pileta, uno en lo hondo y otro en lo bajito, a veces, los relojes tienen dos o tres minutos de diferencia, lo cual produce una especie de viaje temporal cada vez que uno nada de lo hondo a lo bajito, es como nadar de un continente a otro, pero en una escala menor. Nado ocho o nueve minutos -dependiendo de los caprichos de los relojes gemelos- y descanso dos o tres o un minuto para recuperar el aire, el cual no abunda abajo del agua, debo decir. Mi rutina es implacable. La rutina del sábado -la del verdadero sábado- no tiene ningún hecho destacable salvo la aparición de una linda mujer que nadaba con algo rojo -creo, dado que lo poco que podía ver abajo del agua trataba de guardármelo para la parte que no se tapaba con la maldita lycra...- lo único destacable era la aparición de esta muchacha, cosa que en sí no es muy destacable, dado que nunca voy a esa hora a la pileta. Yo siempre voy los lunes, miércoles y viernes, de cinco a seis de la tarde, evitando así, nuevamente y otra vez, el horario pico del lugar en el que me encuentre. Lamentablemente eso no lo pude hacer el sábado -el falso sábado- en el cual se me cayó encima una cadena suelta -y pesada- de eventos no tan concatenados uno tras del otro hasta sepultarme en una montaña de acero tintineante.

Eran las tres de la tarde de un sábado... no se si realmente quiero meterme en esto, es realmente desagradable ¿saben?

Son las tres de la mañana del dìa siguiente -un lunes que parece domingo porque es feriado- y todavia me duele la pierna como si tuviera un desgarro que la lacera desde la jugosa nalga hasta la tendónica parte trasera de la rodilla.

Pasaron doce horas desde las tres de la tarde del sàbado.

Doce horas.

Doce horas y todavía tengo energías para sentarme y escribir esto. Estoy solo en un departamente. Escucho los gritos desesperados de mi teléfono celular de segunda generación -con tapita- pidiendo desesperadamente por un poco de energía. Y yo sigo escribiendo esto. Pero es fundamental que alguien lo diga. Si nadie lo dice, lo ocurrido muere con sus participantes.

Cuatro participantes.

No puedo dejar semejante sábado -un falso sábado, por motivos hartos explicados- no puedo dejar los acontecimientos de ese sábado, este sábado, sin ser mencionados. Ahora me pregunto si lo que pasó sólo pasó para que pueda ser escrito, y eso podría tener sentido. Podría darle más sentido y hasta una coherencia a por qué mis cosas, mi crema de manos, mi guía de la ciudad -forrada y dobleforrada en papel madera, los que me conocen saben que es así- y muchos otros utensilios y artefactos descansan sobre el rosado calmo del papel de El Cronista. Un El Cronista del dieciséis de agosto del mismo año en el que sucedieron tantos hechos memorables dignos de mención.

¡Qué día!

¡Qué noche!

¡Qué locura!

Todo empezó a las tres de la tarde de un sábado, el segundo sábado seguido, sí sí, ese fin de semana vino uno después del otro, a esta altura ya saben a que me refiero. ¡Qué sábado! Antes que nada quiero aclarar que no tengo nada en la pierna, es una sensación que nació aproximadamente a las tres de la tarde del sábado, y espero se me vaya cuando amanezca el lunes -domingo- este quiere amanecerse con ganas en tres horas y media.

Hay muchas preguntas que quedan sin resolver. Pero esas preguntas no son importantes, al menos, para ustedes, que están leyendo esto con ánimos de elevar su visión del mundo. Las verdaderas preguntas serán contestadas personalmente, con una copa en la mano, espero ofrecida y bien preparada, con calidez y mucha sustancia líquida -y algún que otro hielo- en algún bar o mullido sillón calefaccionado a carne.

Las respuestas a esas preguntas se mencionarán, pero no se escribirán, dado que no fueron, ni son, ni serán, siempre las mismas.