1 de noviembre de 2007

De las caras...

Estoy convencido de que las caras de las personas mayores son talladas por sus pensamientos y sentimientos a lo largo de su vida.

Así que, por ejemplo, el tipo –señor mayor, con canas y todo- con cara de tiburón que vi hoy a la mañana entrando en la legislatura porteña definitivamente no puede ser un buen tipo. Tenía las facciones oblicuas, en diagonal hacia el medio, si se entiende lo que quiero decir. Cuando se encontró con un colega y sonrío, uff, escalofríos. La sonrisa era más que siniestra. Los labios seguían la curvatura de la cara, como un boomerang con las puntas hacia arriba.
Ese tipo hizo -o no hizo, pero piensa y le gustaría hacer- cosas nefastas. Jamás podría sentirme cómodo con alguien así.

El otro día, en la pileta, un viejo de mierda que hace que nada –que no me saluda, sólo saluda a las chicas, ya verán por qué-, también tiene una cara desagradable. En este caso no es la de un depredador, pero sí la de un depravado asqueroso.

Yo sé que no puede andar prejuzgando a la gente, pero el otro día mostró su personalidad. Se le tiró encima a una chica que, hablando de una manera diplomática, le faltan unos senadores en la banca. Me indigné. Más precisamente, me dieron ganas de re-cagarlo a trompadas. La chica, pobre, lo único que hacía era hacerse chiquitita en un rincón del carril –los carriles son divisiones hechas con sogas en las piletas para nadar por ellos sin chocar a los demás-, se hacía chiquitita y cuando digo que el viejo verde hijo de puta se le tiraba encima digo que hablaba con el cuello estirado para adelante, la joroba hacia atrás, y la panza de huevo a la misma altura que los ojos, que parecía que largaban pus, a unos diez centímetros de la pobre mujer.

Yo, nadaba, y pensaba: lo golpeo, de una, que se vaya a cagar y que no vuelva más. Pero la cara me decía que el tipo no tendría problemas en levantar acciones judiciales y, la verdad, no quiero meterme en ese horrible juego –su juego-. La segunda opción era acercarme y preguntarle a la chica si lo estaba molestando, cosa que era obvia dada la cara de susto/repugnancia que tenía la pobre mujer. Bueno, pensaba eso, pero me achiqué, no les voy a mentir. Es algo con lo que lucho constantemente, no se si se llama "Super Yo" o "Yo, cagón", pero es algo que me hace repensar y muchas veces suprimir ciertas respuestas y actitudes. Lo odio, y lucho contra eso.

Bueno, mientras mi "Yo, cagón" me daba motivos para no meterme, se me ocurrió una tercera idea, avisarle a unos de los profesores/bañeros que andaban por ahí. Mi "Yo, cagón" estuvo de acuerdo así que esa iba a ser mi acción, pero justo en ese momento la chica se cambió de carril, y dejó al viejo choto y desagradable sólo –en realidad, conmigo, lo cual es mucho peor (para él)- y el problema, si bien no se solucionó y, si bien yo no hice nada al respecto- quedo postergado.
De todas formas las ganas de pegarle no se me fueron, y, ahora que lo tengo bien calado, no creo que mi "Yo, cagón" tenga mucho poder de decisión cuando el viejo de mierda se le ocurra molestar otra vez a esa chica.

Lamentablemente no se puede proponer matar y/o golpear a los viejos a partir de sus caras, pero sepan, ustedes, jóvenes –y no tan jóvenes– y ávidos lectores, que lo que pasa adentro de sus cabecitas brota y se manifiesta en su cuerpo, así que si piensan que van a poder ocultar aquellos pensamientos, ESTAN MUY EQUIVOCADOS.

Si tienen miedo de volverse viejos verdes, sean ¡Jóvenes Verdes!
Gasten todas las municiones ahora, no se guarden piropos ni deseos, busquen concretar fantasías, no se las guarden (todas), hablen, díganle a esa personita que la quieren y luego, díganle lo que les gusta!
:P
Y por sobre todas las cosas, sean fieles a sus palabras.

No hay nada más lindo...

;)

10 comentarios:

Marilia de Dirceu dijo...

Por supuesto que todo lo externo delata lo interno. Sin lo interno no hay externo, por lo que lo externo nace de lo interno, ergo, una cosa está empapada de la otra inexorablemente.

:P

Siempre habrá evidencias para aquellos que observan.

El tema es que hay que ser muy cuidadoso al "juzgar" este tipo de cosas, tener mucha experiencia (conciencia constante), especialmente a la hora de actuar en consecuencia, porque es algo muy sutil.

Yo tengo bastante cancha. Me equivoco, claro, pero tengo mucha cancha ;)

Don físico dijo...

Muy interesante y largo post, bueh, vamos por partes dijo Jack el destripador.

1ero) Sobre la fisonomía de las personas y su relación con sus personalidades:
Debo decir de una que no estoy de acuerdo con sus conclusiones, sean de estudios estadísticos largos y serios o de observaciones por la vida al tuntún. Algunas personas simplemente tienen mala cara porque son feos, porque la genética los desfavoreció y mala suerte. Aunque tengan cara de malos, no son malos. Es más he conocido muchos de los otro caso: personas lindas y con caras de buena, pero que son malísimas personas. Dicen algunos que si uno es bueno se le nota en que la tensión de los musculos de la cara es mas relajada. No estoy tampoco de acuerdo con esa deducción. Hay de todo en el campo del señor.

2do) Sobre su "Yo, cagón", versus su "Yo": Ud debería psicoanalizarse, si es que ya no lo hace. Esa terminología, también parece sacada de libros de psicología, cuidado con lo que lee. Menos Freud y más Casteneda le recomiendo.

3ero) Sobre sus ganas de pegar al tipo: en mi opinión la violencia no soluciona nada. Quizás sea porque soy demasiado pacifista, pero tampoco es que me quedo callado. Confio en el poder de las palabras, si algo me molesta, lo digo de frente. Las opciones de preguntarle a la chica o decirle a otros profesores me parecen más adecuadas a golpear a ese tipo, gastando pólvora en chimangos.


4to) Sobre el "consejo" de ser "jovenes verdes" para evitar en que cuando estemos más grandes evitar ser "viejos verdes": Debo decir que este consejo suena bien en principio, pero debo objetar que no necesariamente funcione. No necesariamente se gastan las municiones y deseos si uno las expresa en la juventud. Quizas por circunstancias de la vida o de la psiquis de la persona, se sientan deseos de piropear cuando este sea viejo.
Tampoco el piropear a diestra y siniestra cuando uno es joven esta bien visto, hay que ser mesurado y ver las circunstancias. Esto es todo un tema...

Saludos y espero que no se vuelva a encontrar con ese tipo desagradable.

JuanT dijo...

Hola!

Bueno, veamos...me gustó el tema de tu post, coincido en parte con tu idea de que hay ciertas personas que tienen cara de buenas o de malas, pero no creo que llegue al extremo de hablar o no con alguien por eso, o de que una persona la ignore o la rechaze por su cara, pero estaría bueno pensar que como vamos siendo en la vida termina manifestándose en nuestros rasgos con el paso del tiempo.
Es una idea que, si te ponés a pensar, está en el corazón de todo cuento o fantasía, ya sea infantil o no.
Por otro lado, no sos la primera persona que termina reprimiéndose ante una situación donde podría ayudar, solo asegurate de dos cosas: de que no te pase siempre, y de que no te pase cuando seas realmente necesario. Suena fácil pero no lo es.

Saludos!

Lau dijo...

Lo de la cara ya pasa a segundo plano cuando lo que se observan son las acciones y creo que había suficiente evidencia de que era un viejo verde (tenga la cara que tenga). Aunque supe de gente con "cara de degenerado" que eran degenerados nomás....es algo que se huele, se nota...es una mirada más que nada.

Yo evito a esa gente, creo que, tal vez, sospecho de más pero más vale prevenir que curar. Y , sí, tuve un episodio con un viejo verde que me persiguió con un auto mientras yo caminaba por la calle. Me agarró tanta bronca que lo encaré y lo amenacé. Por suerte no pasó nada pero me volví bastante paranoica.
De última ignoraré a un tipo que no se lo merece...no es que le estoy haciendo una denuncia.

Y bueh........
Saludos! :)

Patto dijo...

Marilia de Dirceu: Yo también lo creo, y más a medida que pasan los años. Los años moldean, dan forma. Como los árboles, que algunos crecen torcidos, otros desparejo. Todo tiene un por qué.

Don físico: Para no perder el hilo, responderé por partes también!
1ero) No, no es ningún estudio, pero tampoco observaciones de la vida al tuntún. Es una percepción que maduró a lo largo de los años. Por otro lado, no menciono a "los feos" ni mucno menos, yo hablo de como el tiempo esculpe la cara (seas lindo feo, no viene al caso) y los rasgos, la forma de articular, de mirar, y hasta de pestañear, delatan muchas cosas.
Esto no se puede aplicar a personas muy jóvenes, porque no tienen el dibujo del paso de los años pintado.
Y, como en todo, hay excepciones (y como tales, son las menos).

2do) Mandar a psicoanalizar a la gente es muy divertido.

3ero) Tendrías que haber estado ahí, yo hace años que no le pego a nadie y no soy una persona violenta, todo lo contrario, pero -repito- tendrías que haber estado ahi!

4to) Es cierto, no hay manera de probar que funcione pero... creo que vale la pena intentarlo :P
Eso sí, los piropos siempre ubicados y con respeto, por favor.

Hace días que no lo veo, veremos que pasa. Salu2!

JuanT: Noo, no podemos andar discriminando por la cara, eso sería ridículo. Pero es algo a tener en cuenta, que se suma a los factores actitudes-personalidad, y para mí sirve para conocer más a las personas.
Yo creo que esta clases de arrugues sólo sirven para envalentonarse cuando sea necesario.
salu2!

Lau: Sí, las acciones son una firma indeleble. Qué bajón eso que te pasó! Yo no sé que pasa, pero varias amigas tuvieron hechos parecidos (persecusiones, tocadas, o bardeadas desagradables por la calle), yo no sé que mierda les pasa por la cabeza.

Don físico dijo...

Pibe, no leiste mi ante ultimo post? Algo de doctorarme....
Si te mande a psicoanalizar es en broma, espero que no te lo hayas tomado a mal.

Patto dijo...

Noo, no me lo tomé a mal. Tal vez faltó un emoticongo apropiado al final de la frase... onda..." xD "

xD

Lau dijo...

Ahora me acuerdo de otra cosa que me pasó hace poco! estaba en un colectivo y veo a un tipo parado hablando con una chica de unos 16 o 17 años. Lo primero que se me vino a la cabeza fue: "Este tipo no viene con la chica, no la conoce". Al rato veo que la chica se va a bajar y entonces lo hace junto con otra amiga de su edad(que estaba ubicada en otro asiento). Entonces confirmo mi sospecha. Y ni siquiera le había visto la cara al hombre. Entonces él se sienta y me empieza a mirar a mí (yo estaba sentada casi en paralelo). Ahi veo , en sus gestos, en sus movimientos (medio nervioso), en su postura..veo algo "raro".
"Este tipo está loco o es medio degenerado...o ambas cosas".
El tipo me sigue "fichando" y yo disimulo. Hasta que llega el momento de bajarme del colectivo. Entonces, cuando amago levantarme de mi asiento, él se levanta muy decidido. Y se dirige al lugar de salida. Tenía dos opciones: "O me bajo con el tipo o espero a la próxima parada y me atraso un poco". Decidí que valía la pena probrar si había sospechado del hombre en vano. Así que esperé a que él bajara y luego lo hice yo (rogando que no advirtiera mi estrategia). Pero, una vez en la calle, alcanzó a verme. Yo me puse a caminar en dirección contaria a la que iba él y a los minutos me doy cuenta de que me había empezado a perseguir con una sonrisa triunfadora.
Asi estuvo un par de cuadras hasta que entré en una "Casa de 2 pesos" donde se dio por vencido. Por suerte estaba en una zona llena de gente y negocios así que no tuve miedo.
Pero sigo con las "antenas" bien alertas.Y sigo sospechando.

Saludos! :)

Patto dijo...

Lo mejor que podés hacer es denunciarlo a viva voz -o sea, rozando un grito- frente a otras personas.
Así desaparecen, como los fantasmas.
Como los cobardes.

Lau dijo...

je, si tal cual
saludos! :)