30 de agosto de 2007

Sobre los bloqueos a Internet y el sentido del adoquín

(Mail enviado el 30.08.2007 a casi todos en la oficina por causa de una serie de prohibiciones de páginas y demás hierbas. Si bloquean los blogs bueno, se darán cuenta...
No no, al CEO no se lo mandé, sí a los de sistemas, que demostraron no tener ni la más mínima dirección de sentido del humor (ni sentido en general), como se ve en su respuesta copiada al final)

-- * --

Subject: Sobre los bloqueos a Internet y el sentido del adoquín

Escuché una vez por ahí que si no narrás, te narran.
Es muy probable que no entiendan que quiero decir con esto debido a que van a leer este mail rápido y mal, sin tomarse el tiempo que se merece. Pero dado que ya estás leyendo esto y sé que no te vas a detener, o mejor dicho, que no van a retomar y releer lo dicho, me encuentro en la obligación de repetirlo: si no narrás, te narran.

Esta frase o concepto sería el primo lejano que estudia letras de la frase: el que no llora no mama, frase que ha quedado en desuso por las sucesivas transformaciones aplicadas al verbo mamar. Pero este no es el tema que nos compete (no pude evitarlo).
Lo que estoy tratando de expresar en este sentido y profundo mensaje es la indignación y la gracia que me causan los recientes -y cada vez más amplios- bloqueos y prohibiciones sobre Internet. Indignación porque soy uno de los afectados y gracia, porque realmente no entiendo que es lo que se pretende con ello.

En primer lugar, las prohibiciones nunca son ni fueron medidas efectivas para detener ni modificar nada. Miren el muro de Berlín, por ejemplo -si no lo pueden ver porque está bloqueada la página, imagínenselo-. Aunque lamentablemente tengo más ejemplos de como los seres humanos olvidan de manera rápida y absoluta los malos ejemplos del pasado (miren el muro de Israel, o el que está construyendo EEUU en el borde con México). En general, la historia es un estúpido ciclo tras otro de masacre y destrucción. Pero no me distraigan, por favor.
Lo que veo a mi alrededor es un malestar general, mudo y dócil, de mucha gente que no idea de como decir las cosas (ahí es cuando son narrados, y, en general, por gente que no tiene nada que ver con ustedes, pero hoy tuvieron mucha suerte! les toqué yo). Eso esta en el primer lugar: el malestar.

En segundo lugar, me alejo de las generalizaciones de grupo y pienso -lo intento, de veras que sí- en las razones que provocaron este bloqueo. No encuentro muchos motivos más allá de una baja en la performance de un FTP externo, o las distracciones que genera tener tanta información al alcance de la mano. Si el FTP era el problema, el bloqueo para bajar toda clase de archivos creo que era más que suficiente para liberar a la conexión de Internet de un gran peso. Dicho sea de paso, este bloqueo -al igual que todos- apareció de un día para otro, silencioso, sin avisar, como para que dudemos que tal vez siempre estuvo ahí. Sin archivos para bajar, lo que quedan son páginas con texto e imágenes, lo cual no considero que genere una amenaza a la performance del FTP.


En segundo lugar bis -dado que me explayé mucho en la primera parte del segundo lugar- pienso que otro motivo por el cual prohibieron el acceso a las páginas es debido a la distracción que genera en los recursos y la improductividad (¡OVERHEAD!) que semejante situación puede desatar. El que piensa esto -si es que alguien en su sano juicio lo hace- no tiene la menor idea de lo que significa trabajar con la mente nueve -o más- horas por día, entendiendo a un cliente, diagramando estructuras, utilizando herramientas lógicas y de diseño para resolver problemas que caen uno tras otro, indefinidamente, día tras día, durante todo el año. La distracción es vital y necesaria para poder encarar los problemas de otro lado. Alimenta la creatividad, estimula y, por sobre todas las cosas, hace que la vida de oficina sea un poco más aceptable.


En tercer lugar, podrán decirme que todavía hay sitios a donde se puede ir, para estos momentos de distracción, y yo me pregunto, ¿Quién eligió estos sitios? ¿Con qué criterios? ¿Utilizó la mora, la ética, o simplemente se copió de otra empresa que hace lo mismo? ¿Qué sentido tiene que haya sitios a los que se puedan acceder y otros a los que no?


En cuarto lugar ¿Por que nadie nos explicó que lo que se hace, lo que se va a hacer, y por qué? Somos de sistemas, creo que lo podríamos entender ¿O es tabú?
(podría seguir, pero creo que se entendió la idea. No es mi intención señalar ni acusar a nadie, simplemente estoy intentando entender el "por qué", y dando mis motivos de "por que no", con un toque de humor para facilitar su digestión)

Agrego una frase más:


La vida es dura, como un adoquín.

¿Qué necesidad hay de meter el adoquín en el freezer?

-- * --
(fin del mail)
Respuesta:

Patricio,
Realmente no lo entendí como un mail humorístico , ya que es una queja puntual sobre bloqueo de Internet y además tratas de piedra o irracional a la gente que hizo esto.

Por otro lado , vos das por entendido que el bloqueo es para optimizar trafico del FTP, y realmente no es esa la causa. Si te complace que te de la explicación técnica de todo , no dude que esta disponible.
Por otro lado vos también pones como causa del bloqueo el contenido de distracción. Yo no soy el indicado para analizar si cada uno trabaja o boludea, pero te puedo decir que a pedido de la gente que si es la indicada se me pidió hacer este tipo de bloqueo. Lo bloqueo son por contenido
Y te paso la lista de cuales son:

...

No voy a adjuntar las imágenes, pero contenían una larga lista con temas, unos bloqueados y otros no. Cuando noté que las páginas de "abortion" (sobre el aborto) estaban bloqueadas, decidí llamarme al silencio.



Medicina Moderna

Las obras sociales insisten a las embarazadas a hacerse cesáreas -aún cuando no son necesarias- para ganar más dinero.

Repito:

Medicina Moderna

Las obras sociales insisten a las embarazadas a hacerse cesáreas -aún cuando no son necesarias- para ganar más dinero.


Parafraseo:

Las someten a una operación innecesaria y desvían un nacimiento perfectamente natural a través del miedo que inculcan a los padres. Luego, con cuchillos y anestesias duermen a la madre y la dejan ausente del nacimiento de su propio hijo. De esta manera, se acercan un poco más a las ganancias anuales estimadas. Si esto ocurre, es posible que el CEO compre un auto 0km y decida sortearlo entre los doctores en la fiesta de fin de año.

...

Debo repetirlo:

Medicina Moderna

Las obras sociales
insisten a las embarazadas
a hacerse cesáreas
-aún cuando no son necesarias-
para ganar más dinero.





29 de agosto de 2007

27 de agosto de 2007

Reciclados



1) Es que a veces las cosas se entrelazan, se suceden unas a otras de una manera incomprensible. Cataratas que trenzan las aguas y forman un tejido en el río. Pájaros que revolotean unos alrededor de los otros, dibujando círculos en el aire, espirales de viento fino.

2) Cuando dejamos de pensar sobre lo bueno y lo malo, las manos se tejen en los cuerpos, los labios se mojan con los labios, el cuerpo se hace cama que se hace cuerpo que se hace en otro cuerpo el espacio propio.

3) Aprendo de mis mañanas, de mis tardes y de mis noches. A veces pienso que el mejor maestro es el dolor. A veces pienso que eso es algo que fue y que no deberá ser. Que la teoría del sufrimiento se debe dejar atrás, junto con la culpa de su abandono, en un lugar que no contamine, o reciclarla tal vez, para invertirla y reutilizarla.

23 de agosto de 2007

Bambú


Crepúsculo negro. Las voces cantan entre el bambú. Suben y bajan los tonos. Se teje la melodía. No puedo entender el idioma, pero la bruma de la noche late cargada de humedad ritual.
Camino despacio, esquivando los trozos de bambú crocantes que enredan el suelo. Percibo las sombras de la luz fuego reflejada sobre el bambú húmedo.
La voz del chamán se eleva al cielo como las chispas de la fogata. Los otros, jadean. Sus cuerpos transpiran como el bambú. Me acerco un poco más. El chamán se mira a uno de los jóvenes y le dice algo. No entiendo el idioma, es su mayor secreto.
Me achico entre las cañas y me quedo agarrado a los barrotes de bambú. Los jóvenes se mueven en círculos alrededor de la fogata. Cuatro hombre y cuatro mujeres jadean y llenan el espacio con movimientos bruscos en simétrica coordinación. Los ocho representantes de piel cobriza dibujan el aire con sus cuerpos espléndidos. Empiezo a transpirar. Mis brazos gotean como el bambú y la camisa se me pega al cuerpo. El chamán habla y camina alrededor de los jóvenes. Es el único que tiene trenzas, un manojo de serpientes blancas.
El fuego se me hace agua y las manos se me resbalan en el bambú. Pestañeo y veo al chamán golpeando dos trozos de bambú emplumado. De los golpes nace un ritmo vivo, audaz, viejo como el tiempo. Los jadeos se acoplan al latido del bambú y suben al cielo nublado junto con las gotas rojas del fuego.
El chamán empieza a cantar. Jadeos. Los jadeos lo acompañan. El calor del fuego crece en furia y me muerde la frente y las manos. Transpiro. Me hago agua. La voz del chamán se quiebra en el aire. El último golpe del bambú se ahoga en un trueno y el agua se me mete por los oídos y por la boca.
Tengo miedo. No suelto los barrotes de bambú. Toda el agua del cielo cae sobre mí. La corriente me clava los trozos de bambú muerto y me arrastra.

Nunca solté el bambú.

Ahora, cada vez que siento miedo, saco el bambú que tengo guardado en el placard y lo acaricio.

Escritura automática - 04.07.2007

22 de agosto de 2007

Del soñar

El no poder elegir con quien soñar
es perjudicial para la salud.

Espero estés bien
donde sea que estés
con quien sea que estés
sieMpre.

20 de agosto de 2007

las puertas de la percepción

¿Por qué tengo todas mis cosas tiradas arriba del diario El cronista? ¿Por qué? ¿Por qué estoy esperando para escribir esto como diez minutos, tratando de contener todas las palabras que pugnan como gusanitos desde adentro de las orejas? ¿Por qué? ¿Por qué pasaron horas desde que me llegó un sms de una chica hermosa que tenía muy malas intenciones al que yo no pude contestar y, por qué me pregunto, por qué no me molesta no haber podido contestarle?

Espero encontrar las respuestas a todas -y a alguna que otra pregunta más- a lo largo de este maravillosamente entrelazado arbusto y/o medianera de palabras. Lo que estoy tratando de decir ocurrió particularmente el día diecinueve de agosto del año 2007 dC.

¿Pero en qué momento comenzó todo?
No lo sé.

Eran las 15:00 hs o, al menos, eso era lo que intentaba decir el reloj del reproductor de dvd, el cual, debo decir, no termino siendo una fuente muy confiable de información.

Eran las tres de la tarde de un sábado que parecía domingo dado que el lunes no se trabajaba y el verdadero sábado, o sea, el día anterior, no era digno de mención.

Eran las tres de la tarde del día anterior cuando fui a la pileta. Entre al agua y nadé ocho minutos, iba en el llamado "estilo Libre" por mi padre (otro gran nadador de la familia), y según mi opinión, croll. Realmente no se como se se llamará el estilo, pero lo importante es el ejercicio y no como se llama, joder.

Eran las tres de la tarde del sábado anterior -el verdadero sábado- cuando comencé con mi estilo libre de natación, que son ocho minutos en los que voy de croll y vuelvo de pecho, para ablandar los músculos y estirar las articulaciones. O al menos, creer que eso sucede. Luego de esos ocho minutos me tomo dos -o a lo sumo tres- minutos para elongar dentro del agua -lo cual teóricamente esta mal, y no sirve para nada, pero yo soy un autodidacta, y que me la soben los libros del buen nadar y/o elongar-. Luego de la elongación miro un reloj, hay dos relojes de manecillas en la pileta, uno en lo hondo y otro en lo bajito, a veces, los relojes tienen dos o tres minutos de diferencia, lo cual produce una especie de viaje temporal cada vez que uno nada de lo hondo a lo bajito, es como nadar de un continente a otro, pero en una escala menor. Nado ocho o nueve minutos -dependiendo de los caprichos de los relojes gemelos- y descanso dos o tres o un minuto para recuperar el aire, el cual no abunda abajo del agua, debo decir. Mi rutina es implacable. La rutina del sábado -la del verdadero sábado- no tiene ningún hecho destacable salvo la aparición de una linda mujer que nadaba con algo rojo -creo, dado que lo poco que podía ver abajo del agua trataba de guardármelo para la parte que no se tapaba con la maldita lycra...- lo único destacable era la aparición de esta muchacha, cosa que en sí no es muy destacable, dado que nunca voy a esa hora a la pileta. Yo siempre voy los lunes, miércoles y viernes, de cinco a seis de la tarde, evitando así, nuevamente y otra vez, el horario pico del lugar en el que me encuentre. Lamentablemente eso no lo pude hacer el sábado -el falso sábado- en el cual se me cayó encima una cadena suelta -y pesada- de eventos no tan concatenados uno tras del otro hasta sepultarme en una montaña de acero tintineante.

Eran las tres de la tarde de un sábado... no se si realmente quiero meterme en esto, es realmente desagradable ¿saben?

Son las tres de la mañana del dìa siguiente -un lunes que parece domingo porque es feriado- y todavia me duele la pierna como si tuviera un desgarro que la lacera desde la jugosa nalga hasta la tendónica parte trasera de la rodilla.

Pasaron doce horas desde las tres de la tarde del sàbado.

Doce horas.

Doce horas y todavía tengo energías para sentarme y escribir esto. Estoy solo en un departamente. Escucho los gritos desesperados de mi teléfono celular de segunda generación -con tapita- pidiendo desesperadamente por un poco de energía. Y yo sigo escribiendo esto. Pero es fundamental que alguien lo diga. Si nadie lo dice, lo ocurrido muere con sus participantes.

Cuatro participantes.

No puedo dejar semejante sábado -un falso sábado, por motivos hartos explicados- no puedo dejar los acontecimientos de ese sábado, este sábado, sin ser mencionados. Ahora me pregunto si lo que pasó sólo pasó para que pueda ser escrito, y eso podría tener sentido. Podría darle más sentido y hasta una coherencia a por qué mis cosas, mi crema de manos, mi guía de la ciudad -forrada y dobleforrada en papel madera, los que me conocen saben que es así- y muchos otros utensilios y artefactos descansan sobre el rosado calmo del papel de El Cronista. Un El Cronista del dieciséis de agosto del mismo año en el que sucedieron tantos hechos memorables dignos de mención.

¡Qué día!

¡Qué noche!

¡Qué locura!

Todo empezó a las tres de la tarde de un sábado, el segundo sábado seguido, sí sí, ese fin de semana vino uno después del otro, a esta altura ya saben a que me refiero. ¡Qué sábado! Antes que nada quiero aclarar que no tengo nada en la pierna, es una sensación que nació aproximadamente a las tres de la tarde del sábado, y espero se me vaya cuando amanezca el lunes -domingo- este quiere amanecerse con ganas en tres horas y media.

Hay muchas preguntas que quedan sin resolver. Pero esas preguntas no son importantes, al menos, para ustedes, que están leyendo esto con ánimos de elevar su visión del mundo. Las verdaderas preguntas serán contestadas personalmente, con una copa en la mano, espero ofrecida y bien preparada, con calidez y mucha sustancia líquida -y algún que otro hielo- en algún bar o mullido sillón calefaccionado a carne.

Las respuestas a esas preguntas se mencionarán, pero no se escribirán, dado que no fueron, ni son, ni serán, siempre las mismas.

16 de agosto de 2007

Círculo de Carne


Quiero un hombro donde llorar

quiero llorar

quiero un hombro

quiero un hombre

que me haga llorar.

14 de agosto de 2007

debo gritar


¡ ALGO ANDA TERRIBLEMENTE MAL EN ESTE MUNDO !




Actualización(16.08): Acabo de encontrar esto... parece un chiste... no sé, hay algo que no está funcionando... ¿o está funcionando demasiado bien? son las mismas palabras... las mismas-exactas palabras...


10 de agosto de 2007

Guia del autoestopista intergaláctico


Nombre original: The Hitchhiker's Guide to the Galaxy
Autor:
Douglas Adams
Es una pelicula, varios libros y hasta un programa de radio.

¿Qué puedo decir?
Humor absurdo-irónico-inglés, un Terry Pratchett de la ciencia ficción.
Un gran descubrimiento. Lo que no entiendo es ¿¡Por qué tarde tanto en leerlo!?.
Hace mucho que no me reía tanto.

Y eso es mucho decir.

7 de agosto de 2007

Lo que realmente quería decir

(*) - Escritura automática: ejercicio de escribir sin levantar la pluma ininterrumpidamente durante cierta cantidad de tiempo. Permite improvisar sobre el papel y volcar cosas que uno no sabe que tiene en la cabeza. Corregí cosas para facilitar la lectura y el entendimiento de la línea de pensamientos que cruzaron mi cabeza durante aquellos cinco minutos de escritura automática del miércoles 04.07.07.

bueno malo no sé
realmente ya no se ver la diferencia
tal vez no la quiera ver
tal vez respondo a un impulso natural que me obliga a movilizarme
a avanzar
pero... ¿es realmente un avance?
¿dejar a alguien te convierte en un navío de avanzada?
nadie lo puede decir
yo lo puedo sentir
es lo único que puedo saber con certeza
no podría mentir ni un día al respecto
bueno, en realidad sí
podría mentir una vida al respecto, como papi y mami
como todos los papis y mamis del mundo
que se quieren pero que no se quieren
¿hasta cuando hay que luchar?
¿hasta cuando hay que llenarnos el cuerpo de cadáveres?
¿en que momento la población de cuerpos muertos supera el agua y el cuello y no nos deja ver más?
¿tenemos que avanzar con esto?
¿tenemos que seguir hasta el final hasta que no quede otra cosa que resentimientos y odio?
¿tenemos que mancharnos por eso?
¿eso es el amor?
¿aguantar hasta que ya no te soporte?
¿esperar y acumular hasta estallar en un odio absoluto y devastador?
estoy cansado de preguntas
estoy cansado, ido, angustiado
estoy viajando en un colectivo de vidrios empañados volviendo de solo de madrugada
ahora remo con las pestañas para no quedarme dormido


De la infusión de Te


Apoyá siempre el saco de te acostado sobre el agua, así no se llena de aire y se hunde más rápido.

Me encanta ensuciarme las manos con jugo de limón.

Dejalo reposar tres minutos, no más.
No hay nada más satisfactorio que escuchar como se funde el azúcar con el agua bien caliente.

Retirá el saquito con la cuchara y exprimilo con su propio cordel.
Ese humito neblina de pantano, que se arremolina cerca del agua-te, confirma el éxito del brebaje.



3 de agosto de 2007

¡Vamos KURT carajo!

SI DE VERDAD QUIEREN FASTIDIAR A SUS PADRES Y LES FALTA VALOR PARA HACERSE GAYS, LO MÍNIMO QUE PUEDEN HACER ES DEDICARSE AL ARTE. NO ES BROMA. EL ARTE NO ES UNA FORMA DE GANARSE LA VIDA. ES UNA FORMA MUY HUMANA DE HACER LA VIDA MÁS SOPORTABLE. PRACTICAR UN ARTE, BIEN O MAL, ES UNA FORMA DE HACER CRECER EL ALMA.
POR EL AMOR DE DIOS, CANTEN EN LA DUCHA. BAILEN CON LA MÚSICA DE LA RADIO. CUENTEN CUENTOS. ESCRIBAN UN POEMA PARA UN AMIGO O PARA UNA AMIGA, AUNQUE SEA PÉSIMO. HÁGANLO TAN BIEN COMO SEPAN Y OBTENDRÁN UNA ENORME RECOMPENSA. HABRÁN CREADO ALGO.

- KURT VONNEGUT (Un hombre sin patria)


2 de agosto de 2007

Los años pasan...

Los párpados de los ojos de mi generación se están empezando a llenar de grietas.
Las piel de las manos de mi generación se están empezando a llenar de pequeñas marcas.

Los que van adelante, avanzan chocando contra el mundo.
Los de atrás los siguen acobachados, aterrados, sin querer mirar para afuera.

No es que me preocupe,
pero tengo la imperiosa necesidad de gritarlo:

¡ LA VIDA ES UNA PARÁBOLA
DE COEFICIENTE PRINCIPAL NEGATIVO !

1 de agosto de 2007

Película - The History Boys

Una de esas películas que difícilmente puedan ser traducidas al castellano. De la cual admito que no entendí un tercio, pero quisiera compartir dos escenas memorables.

ESCENA 1:
El contexto es el siguiente: Un grupo de chicos muy estudiosos son preparados para dar el examen de ingreso dos grandes universidades. Hay dos profesores:
Irwin, es un profesor agregado por el director para prepararlos para entrar, cueste lo que cueste.
Héctor, es el profesor de literatura que tuvieron durante todo el secundario.
Por distintos motivos terminan compartiendo una clase. Están los chicos junto con los maestros en una ronda de sillas.

Irwin - Podríamos hablar del Holocausto.
Hector - Cielos. ¿Cómo puede enseñarles el Holocausto?
Irwin - Esa pregunta es útil. ¿Se puede enseñar?
Irwin - ¿Se debe enseñar el Holocausto? ¿Alguien dice algo? Vamos.
Alumno1 - Tiene orígenes y consecuencias. Es un tema como cualquier otro.
Alumno2 - No es como cualquier otro. Es diferente a cualquier otro.
Alumno1 - No, pero sí es un tema.
Hector - Hoy en día, hacen viajes de estudio. A Auschwitz. A Dachau. A mí me preocupa dónde comen sus emparedados y beben sus refrescos.
Alumno3 - En el centro de visitantes, como en cualquier otro lado.
Hector - Sí, pero ¿se toman fotos ahí? ¿Sonrientes? ¿Se toman de la mano? Nada es apropiado.
Alumno4 - ¿Y si escribiera que es tan lejano a la experiencia propia que el silencio
es la única respuesta apropiada?
Alumno4 - Ésa sería la respuesta del Sr. Héctor a muchas preguntas, ¿verdad, señor?
Hector - Sí. Sí, Dakin, sí sería.
Alumno4 - "De lo que no se puede hablar hay que callar."
Alumno4 - Es correcto, ¿verdad? Wittgenstein.
Irwin - Sí, muy bueno.
Hector - No es bueno. Es burlón, insustancial. Es periodismo.
Alumno4 - Usted nos lo enseñó.
Hector - Yo no se lo enseñé, y Wittgenstein no se lo arrancó de las entrañas para que usted lo convierta en una linda fórmula.
Irwin - ¿Por qué no condenarlo categóricamente como un horror sin precedentes?
Alumno1 - No tiene caso, señor. Todos lo harán: "Los campos son un suceso como ninguno. La maldad sin precedentes." Etcétera, etcétera.
Hector - ¡No! ¿Acaso no entiende que siquiera decir "etcétera"... es... monstruoso? "Etcétera" es lo que habrían dicho los nazis. Los muertos rebajados a una mera abreviación verbal.
Irwin - No "etcétera", pero ya que los campos de la muerte se consideran únicos ¿no sería interesante mostrar qué precedentes había? Para darles su justa proporción.
Alumno2 - ¿Proporción?
Irwin - No proporción, pero sí un contexto.
Alumno2 - Poner algo en contexto es decir que puede ser comprendido y que puede ser explicado. Y si puede ser explicado, también puede ser justificado.
Irwin - Muy bien, Posner.
Alumno2 - No está "bien". Lo digo en serio.
Alumno3 - Pero al hablar de ponerlo en contexto es lo mismo que la disolución de los monasterios. Habían disuelto docenas de monasterios antes de Enrique VIII.
Alumno2 - Pero yo no perdí parientes en la disolución de los monasterios.
Irwin - Bien dicho.
Alumno2 - No está "bien dicho", señor. ¡Es cierto! Para usted, el Holocausto es sólo un tema más del que pueden o no preguntarnos.
Irwin - Tomen distancia. Nuestra perspectiva sobre el pasado cambia y, al mirar atrás, frente a nosotros sólo hay terreno muerto. No lo vemos. Y como no lo vemos,
significa que no hay un periodo tan remoto como el pasado reciente y parte del trabajo del historiador es prever cuál será nuestra perspectiva de ese periodo así se trate del Holocausto.

ESCENA2:
Otra escena muy interesante es cuando simulan la entrevista con las autoridades de la facultad y la profesora de historia del secundario se levanta y dice:

Mrs. Lintott - ¿Pueden imaginarse por un segundo
lo deprimente que es dar clases sobre cinco siglos
de ineptitud masculina? ¿Por qué creen que no hay historiadoras
en la televisión?
Alumno - Por falta de tetas.
Héctor - ¡Golpéenlo!
Alumno - Tetas.
Héctor - Golpéenlo. (Lo golpean)
Alumno - No puede hacer eso, señor.
Mrs. Lintott - Yo les diré por qué.
Porque la Historia no es tan divertida
para las mujeres.
Nunca participan en las mesas de negociaciones.
Por ejemplo, en 1919,
ellas sólo arreglaron las flores
y luego se retiraron con gracilidad.
La Historia es una crónica
de las variadas y continuadas incapacidades
del hombre.

¿Interesante, no?