8 de octubre de 2009

Germen




Después de regar
,
el pasto me huele a gracias.



7 comentarios:

Don físico dijo...

Suena un poco agrandado, pero bueh... supongo que algo de razón tenés...

Dragon de Azucar dijo...

Más que nada en verano...

Saludos

faB dijo...

es verdad! genial conclusión y simple

Manco Cretino dijo...

Tenés razón, el pasto es un bicho muy agradecido.
Por otro lado, cuando riego en mi jardín (y aun sin hacerlo) huelo las "desgracias" de perros y gatos del vecindario. Ajjj... (ni hablar si las piso).
Putea a sus vecinos... Manco Cretino

Lucy in the Sky dijo...

Es que en realidad, si afinás el oído y prestás atención, eso es lo que susurra mientras las gotas recorren suavemente sus hojitas elongadas hasta llegar a la tierra.
=)

JuanT dijo...

jajajaj

vos siempre creando esas "imágenes" que se escapan de lo convencional.

Por cierto, ¿cuándo se viene un cuento? se extrañan

Patto dijo...

Don físico: ¿Agrandado? ¿Algo así como que me creo un super jardinero? :P

Dragon de Azucar: Y si hay sequía ni te cuento!

faB: Gracias! :)

Manco Cretino: Miná el parque, cuando vuela el tercer perro en pedazos no se te acerca ninguno más (lo sé porque lo probé)

Lucy in the sky: Gotitas como diamantes ;)

JuanT: jajaja gracias! Los cuentos están... están... estoy... viste como es esto... cuando menos te lo esperás, zas!