9 de junio de 2006

(eAyeM Vol 2) Aprenda

No realce a su pareja. No la idealice. No la eleve en un pedestal de mármol. Quedará fuera de su alcance. Se aburrirá en la lejanía impuesta por usted.
No la menosprecie. No la juzgue ni la prejuzgue. Escuche sus palabras como si fuera la primera vez que habla. Aprenda de su visión. No la comparta si no la siente, pero recuerde que existen otros ojos que ven otros mundos.
No se crea superior. Y si su pareja así lo ve, encárguese de aclarar el asunto. Nadie encima de nadie. Manténgase a su lado, sin pisar, ni ser pisado. Evite las comparaciones egoístas.

No grite. Bajo ningún concepto. Jamas grite. No eleve la voz. Nunca.
Suspire.

3 comentarios:

Mía dijo...

Y es qué es?

Igual, hagas lo que hagas, la gente es una mierda, especialmente en el amor, siempre esperas que esa persona sea -o llegue a ser- todo menos lo que es.

XoX

flopir dijo...

Sabios consejos.

Patto dijo...

Rebecca: No dormís con "la gente". No te enamoras con "la gente". La gente es una masa cuaja sin levadura.
Hay personas entre la gente (yo tampoco lo creía al principio), y esas personas pueden hacerte bien o hacerte mal (ni siquiera puedo decir que pueden ser buenas o malas), vos decidis con quien podes compartir eso que todos tenemos.

No podes esperar nada de esa persona!
Podés hacer una lista con 1000 requisitos que debería cumplir aquella persona, sin embargo, una sonrisa desprevenida en una esquina -que no cumple ni diez req- puede volarte la cabeza y amarte por lo que sos.
Claro, si tu mente revisa la lista y la compara todos los días...
De todas formas ¿Quién confeccionó esa lista? ¿Vos? ¿tus papis? ¿la societe? ¿tus miedos?

Flopir: Gracias!