1 de agosto de 2007

Película - The History Boys

Una de esas películas que difícilmente puedan ser traducidas al castellano. De la cual admito que no entendí un tercio, pero quisiera compartir dos escenas memorables.

ESCENA 1:
El contexto es el siguiente: Un grupo de chicos muy estudiosos son preparados para dar el examen de ingreso dos grandes universidades. Hay dos profesores:
Irwin, es un profesor agregado por el director para prepararlos para entrar, cueste lo que cueste.
Héctor, es el profesor de literatura que tuvieron durante todo el secundario.
Por distintos motivos terminan compartiendo una clase. Están los chicos junto con los maestros en una ronda de sillas.

Irwin - Podríamos hablar del Holocausto.
Hector - Cielos. ¿Cómo puede enseñarles el Holocausto?
Irwin - Esa pregunta es útil. ¿Se puede enseñar?
Irwin - ¿Se debe enseñar el Holocausto? ¿Alguien dice algo? Vamos.
Alumno1 - Tiene orígenes y consecuencias. Es un tema como cualquier otro.
Alumno2 - No es como cualquier otro. Es diferente a cualquier otro.
Alumno1 - No, pero sí es un tema.
Hector - Hoy en día, hacen viajes de estudio. A Auschwitz. A Dachau. A mí me preocupa dónde comen sus emparedados y beben sus refrescos.
Alumno3 - En el centro de visitantes, como en cualquier otro lado.
Hector - Sí, pero ¿se toman fotos ahí? ¿Sonrientes? ¿Se toman de la mano? Nada es apropiado.
Alumno4 - ¿Y si escribiera que es tan lejano a la experiencia propia que el silencio
es la única respuesta apropiada?
Alumno4 - Ésa sería la respuesta del Sr. Héctor a muchas preguntas, ¿verdad, señor?
Hector - Sí. Sí, Dakin, sí sería.
Alumno4 - "De lo que no se puede hablar hay que callar."
Alumno4 - Es correcto, ¿verdad? Wittgenstein.
Irwin - Sí, muy bueno.
Hector - No es bueno. Es burlón, insustancial. Es periodismo.
Alumno4 - Usted nos lo enseñó.
Hector - Yo no se lo enseñé, y Wittgenstein no se lo arrancó de las entrañas para que usted lo convierta en una linda fórmula.
Irwin - ¿Por qué no condenarlo categóricamente como un horror sin precedentes?
Alumno1 - No tiene caso, señor. Todos lo harán: "Los campos son un suceso como ninguno. La maldad sin precedentes." Etcétera, etcétera.
Hector - ¡No! ¿Acaso no entiende que siquiera decir "etcétera"... es... monstruoso? "Etcétera" es lo que habrían dicho los nazis. Los muertos rebajados a una mera abreviación verbal.
Irwin - No "etcétera", pero ya que los campos de la muerte se consideran únicos ¿no sería interesante mostrar qué precedentes había? Para darles su justa proporción.
Alumno2 - ¿Proporción?
Irwin - No proporción, pero sí un contexto.
Alumno2 - Poner algo en contexto es decir que puede ser comprendido y que puede ser explicado. Y si puede ser explicado, también puede ser justificado.
Irwin - Muy bien, Posner.
Alumno2 - No está "bien". Lo digo en serio.
Alumno3 - Pero al hablar de ponerlo en contexto es lo mismo que la disolución de los monasterios. Habían disuelto docenas de monasterios antes de Enrique VIII.
Alumno2 - Pero yo no perdí parientes en la disolución de los monasterios.
Irwin - Bien dicho.
Alumno2 - No está "bien dicho", señor. ¡Es cierto! Para usted, el Holocausto es sólo un tema más del que pueden o no preguntarnos.
Irwin - Tomen distancia. Nuestra perspectiva sobre el pasado cambia y, al mirar atrás, frente a nosotros sólo hay terreno muerto. No lo vemos. Y como no lo vemos,
significa que no hay un periodo tan remoto como el pasado reciente y parte del trabajo del historiador es prever cuál será nuestra perspectiva de ese periodo así se trate del Holocausto.

ESCENA2:
Otra escena muy interesante es cuando simulan la entrevista con las autoridades de la facultad y la profesora de historia del secundario se levanta y dice:

Mrs. Lintott - ¿Pueden imaginarse por un segundo
lo deprimente que es dar clases sobre cinco siglos
de ineptitud masculina? ¿Por qué creen que no hay historiadoras
en la televisión?
Alumno - Por falta de tetas.
Héctor - ¡Golpéenlo!
Alumno - Tetas.
Héctor - Golpéenlo. (Lo golpean)
Alumno - No puede hacer eso, señor.
Mrs. Lintott - Yo les diré por qué.
Porque la Historia no es tan divertida
para las mujeres.
Nunca participan en las mesas de negociaciones.
Por ejemplo, en 1919,
ellas sólo arreglaron las flores
y luego se retiraron con gracilidad.
La Historia es una crónica
de las variadas y continuadas incapacidades
del hombre.

¿Interesante, no?


2 comentarios:

Don físico dijo...

Algun día voy a leer este post, parece interesante.

Patto dijo...

jajajjajaj
me mató la sinceridad!
xD

No es tan largo!