25 de julio de 2007

No podía no decirlo

¡Peleen!

¡Levanten la lanzas!

¡Apunten al cielo, a las estrellas!

¡Arrójenlas ahí, contra la ladera!

¡Que la montaña caiga sobre ellos!

Y que no salgan nunca más.

Nunca más.




2 comentarios:

Don físico dijo...

No te metas con las estrellas.

Patto dijo...

Nomás las quería utilizar para carbonizar los huesos de mis enemigos,
prometo que luego de evaporizarlos las vuelvo a poner en su lugar

(A)