15 de enero de 2007

Ando volando bajo

tengo que obligarme a recordar
qué era eso
de escribir.

4 comentarios:

madam_ladybug dijo...

No va a salir nada bueno si lo encarás como una obligación... por qué no, mejor, lo planteás como retomar un placer y convertirlo en objeto de tu constancia.

Patto dijo...

La obligación está en el volver.
Un vez que me lo monte,
al ritmo,
problemas
no hay.

Mía dijo...

No NO NOOOOO! Las pasiones no se fuerzan porque se corrompen. Las pasiones necsitan retomar las fuerzas también, son un cuerpo distinto dentro del nuestro. Vendrá sola a golpearte los dedos... no te obligues, no te fuerzes, no te recuerdes más que hay un cuerpo dentro, descansando.

Patto dijo...

"Las pasiones no se fuerzan porque se corrompen"
¡Excelentexcelentexcelente!

La pasión la tengo, la tuve y la tendré. Pero hay que tener la disciplina para poder unificar todos los impulsos en una sola obra.

No me obligo a escribir. Simplemente estoy despertando al cuerpo.