6 de noviembre de 2006

Del andar

Hoy me gustaría hablar de algo que no se suele hablar, no por tabú sino porque creo que no se le da la importancia que merece: en andar.
Yo reconozco el andar de todas las personas con las que comparto esta vida. Incluso cuando caminan por la calle, puedo reconocer a mis amigos por su andar, aunque no pueda verles la cara.

¿Qué es el andar?
El andar es el ritmo que acompaña a todos nuestros movimientos, en especial al caminar.
Entre paso y paso, nuestro cuerpo se balancea con una gran cantidad de movimientos y reacciones que combinan músculos, tendones y huesos. Pero también juega y mucho la personalidad.
Una persona apurada no camina igual que una que no lo está. Alguien ansioso no toma café de la misma forma que alguien que no lo es.

Una persona que no se quiere o no se acepta (que es lo mismo) va a caminar con pasos eléctricos, en donde los pies van a chocar en el suelo con cada paso, con cada movimiento los tendones se van esforzar para mantener la marcha, los músculos van a recibir órdenes violentas e imprecisas. Los ojos no se detendrán en ningún sitio, siempre mirando sin ver, y siempre evitando los ojos de otras personas. Estas personas son muy fáciles de distinguir.

En la otra mano, tenemos a aquellas personas que se quieren y se respetan. Estas personas no chocan contra el suelo, se deslizan en él. Caminan entornando en cuerpo en un ritmo silencioso. Apoyan sus pies en el suelo sólo para poder avanzar, no tienen necesidad de chocar contra él. Sus músculos y tendones no se esfuerzan, siguen el simétrico andar con total naturalidad. Miran al frente, a los costados o cualquier lugar, sin tener problemas por girar el cuello. No tienen miedo de mirar a los ojos a otras personas.

Yo debo reconocer que domestiqué mi andar. Hace unos años caminaba muy rápido, como un soldadito. Pero cuando empecé a notar esto me di cuenta que no tiene sentido apurarse tanto. No tiene sentido presentar semejante seriedad ante el mundo, y empecé a dar pasos más relajados. A no chocarme contra el suelo. A mirar un poco más a los ojos.

En definitiva,
aprendí a andar un poco más despacio, pero disfrutando más del camino.

10 comentarios:

Shayiko Katamari dijo...

Excelente Patto. Yo ando con un paso muy seguro y tranquilo, rara vez voy caminando rápido, y me gusta observar mucho mientras camino, miro a la gente que pasa y a veces me imagino que estarán pensado cuando pasan cerca mio. Aunque debo reconocer que sin quererlo, sin absolutamente ninguna intencion, cuando camino suelo caminar con una expresion muy seria, cuasi-enojada (según me han dicho). Pero se calculo que se da por la concentración en pensar en cualquier cosa, menos en el andar en si que sale natural y me lleva solito...

Apo dijo...

Muy lindo post!

Yo ando... así... como me levante

Patto dijo...

Shayiko Katamari: Sí, a mi me pasa lo miso, cuando camino me suelo ir por las nubes, y me miro desde arriba.
Así me di cuenta de que tenía que cambiar el andar.

apo: lo cual deja una duda: ¿Cómo se levantó?

safo dijo...

el andar es otra de las cosas que se domina con los años, con la experiencia del mismo andar, en este caso.
a medida que uno va adquiriendo experiencia, a través de la sabiduría, uno va transformando lo cotidiano en arte para que la vida nos sea lo más placentera posible.
Muy bello pensamiento el tuyo..el mío también, por supuesto.
Besos.

Desde el mas aca dijo...

Realmente no tengo ni idea de como ando, me gusto el post, besos y abrazos

Alita dijo...

aja...
Mi andar varía según el día, según el destino.
Aunque por lo general es rápido pero mirando siempre a mi alrededor, a las personas a las ojos, inclusive los que pasan en medios de transporte.
Y algo que me han dicho es que me muevo para todos lados.
:S
Saludos, muy lindo post!

Josie Janeway dijo...

aque lindo post, y qué cierto.
El andar nos define, y define a los otros...

nota uriosa: yo soy muy miope, por lo tanto me cuesta bastante reconocer a las personas cuando estas están a más de diez metros de mí, por lo cual aprendí a reconocer a mis conocidos desde lejos, por la manera en que caminan. Y siempre funciona, sé que esa mabnera de andar es de tal o cual persona, y ya sonrío como si le viese la cara.

Otra cosa...al andar de algunos se le ha sumado el uso indiscriminado del celular: no solo caminan como locos, golpeando suelo y gente, sino que no despegan los ojos del celular....y creo que es una pena, porque se pierden todos los ojos que se posan sobre ellos. Y despues dicen que no encuentran el amor!!!

me gustan tus posts patroz

Ese otro yo dijo...

creo q no domestique nada.

Saludos

Patto dijo...

Safo: Como siempre, disfruto de su mirada transversal. Flores para todos! :P

Desde el mas acá: Pregúntele a alguien que cumpla con estas condiciones:
1) Lo conozca hace más de mucho tiempo
2) Sepa ver.

alita: Me mató el comentario "me muevo para todos lados"
Me imaginé que sos de goma o algo así XD

Josie Janeway: Gracias! seguramente todos terminemos viendo esas cosas, o al menos, deberíamos. Es muy interesante eso de que "no ves" pero entonces ves otra cosa que termina siendo igual de efectivo. Muy bueno.
Y el celular se aplica también. Es un tema largo, que estoy horneando (pero todavía falta porque YO estoy hasta las manos con el celu)

Ese otro yo: Tal vez te salió natural. Yo cambié durante estos años, y noté que seguía caminando como un militar, así que tuve que acercar conscientemente mis movimientos hacia mis pensamientos.
Creo que domesticar no fue una buena palabra para describir eso... puesto que quise decir otra cosa.

Gracias a todos por pasar!

Lord Cheselin dijo...

Andar/ Pasear/ Caminar. Es algo de lo mas lindo, ¿Tiene que ver con decubrir? (des-cubrir)mmmmhh.

Walter Benjamin hablaba de eo en sus cuadernos de viaje relataba cosa interesantes.
Yo todavia estoy aprendiendo a caminar (camino rapido y luego lento)