29 de agosto de 2006

de los árboles y las flores

Lo bueno y lo malo de hacer lo que uno quiere es el saberse totalmente responsable de sus actos. Cada paso que damos es parte de una decisión, que nos lleva a la siguiente, y así.
Eso puede llamarse Destino.
Algunos creen otros no.
Yo no creo en el destino como una cosa lineal e irremediable.


El destino de los hombres es como un árbol. Nacen de una semilla, colocadas por sí mismos. Luego, de la germinación, tienen un pequeño recorrido hacia arriba, en donde no pueden tomar grandes decisiones y son muy maleables: La crianza y la niñez.
Pero, en algún momento, tienen la posibilidad de decidir por sí mismos. Y, en cada rama, en cada bifurcación de su ascenso, encuentran la posibilidad de ir a un lugar radicalmente distinto. Y, dependiendo el camino tomado, pueden finalizar en una flor.

flor que se convertirá en fruto
fruto que llevará la semilla
semilla que se usará
para volver a empezar.

Cuidado con aquellos que los hacen bosques.
Y luego, los talan.

6 comentarios:

Mía dijo...

Pregunta: eres musulman?

Patto dijo...

No, al menos que yo sepa.

¿Por?

Lunatica Endemoniada dijo...

mas que como un arbol, me gusta imaginar a la conjuncion de mi pasado, mi presente y mi futuro como una hoja con muuuuchos renglones, de los cuales algunos estan escritos y me hablan, mientras que otros aguardan en silencio, para ser populados con multiples garabatos.

en las primeras lineas, la letra no es la mia... si no que mas bien es letra ajena, q aprendo a copiar con trazo tremulo, q a medida que pasan los renglones, se vuelve mas firme y deja de ser vacilante.

el resto es una cronica, escrita por mi propia mano... sin limitaciones que excedan mi propio alcance, en encrucijadas con infinitas posibilidades de salida.

lo unico que permanece constante [despues de encontrarse a si mismo, alla por las primeras lineas] es mi caracter. de letras y tinta.

salve el libre albedrio! sin el me sentiria titere -.-

linda alegoria =)

nos leemos.

Maurus dijo...

Me gustó la imagen... aunque tambien estan los factores externos... Fijate que los árboles que crecen en lugares muy ventos... crecen torcidos hacie ese mismo lado...

Patto dijo...

Lunatica Endemoniada: Muy bueno! Ese me hace acordar al destino que les planteo a los personajes de mis historias.
¡No podría ver lo mismo para mí! (No creo que mi esencia escriba con tinta y papel)

Maurus: Sí, hay muchas variantes. El viento podría ser la cultura de una civilización, o una imposición divina, si se quiere. O cualquier otra cosa incontrolable que modifique levemente la vida de millones de personas.

Sebastián dijo...

Muy bueno.
Me gustó lo del viento. También podríamos sumar que necesitamos al Sol para la fotosíntesis, y ese Sol podría ser el amor que nos da calor y color.
A mí el problema se me está concentrando en el tema de la semillita ...
JAJA

Saludos.