3 de mayo de 2006

Miedo

-Buen día - Dijo el Hombre.
-Es de noche - Replico el Niño.
-¿Que sucede? ¿Por que nos encontramos nuevamente aquí?
- Quiero hablar. ¿Que es el miedo?
-¿El miedo? Buena pregunta, pero no tiene sentido, tu sabes lo que es el miedo.
-Si, pero si me preguntan no sabría explicarlo.
-Aja. Pero hay muchas cosas que no se pueden explicar con palabras. Por ejemplo el amor. ¿Qué es el amor para ti, niño?
- El amor es... es querer dar todo por alguien.
- Esa es la respuesta más insuficiente que jamás he escuchado sobre el amor. Pero tampoco escuche que se acerque al concepto.
- ¿Y como definirías tu el miedo?
- El miedo es algo tan personal como la comezón. Claro que hay distintas clases de miedos, los miedos que siente el cuerpo, y los que siente la mente. Los miedos provocados por el cuerpo, son una especie de defensa natural, algo innato en todos los seres vivientes. El miedo es un arma poderosa. El miedo de la mente es, creo, exclusivamente humano. Solo nosotros tememos a cosas que no existen.
- Mmm. ¿Seria lo contrario a la esperanza?
- Eso creo, la esperanza, o la fe del hombre, es una interesante característica, no se le puede decir fortaleza, ni debilidad. Depende de cada uno. Pero la esperanza en sí misma es una defensa contra el miedo. Uno tiene la esperanza de que encontrara a alguien con quien compartir su vida, por ejemplo. Y eso neutralizaría el miedo a estar solo. Uno tiene la esperanza de que sus amigos estarán cuando mas los necesite, y con ese maravilloso pensamiento ahuyenta toda clase de miedo, duda y pensamientos inútiles. Alguien dijo: primero pienso, luego existo. Y yo digo que por lo tanto es mejor pensar de manera positiva ¿No crees?
 
Escrito en algún momento del 2003

2 comentarios:

Sebastián dijo...

Y de seguro que seguir esos consejos le ha dado buenos réditos al autor.
Gracias por compartirlo.
Saludos.

Patto dijo...

Eso creo...
;)