18 de mayo de 2006

By the book

Le dije que no me sentía bien. Le dije lo que pensaba.
Me entendió. Lo sé. Me entendió perfectamente. Y eso es lo peor.
Porque ella es mucho más que eso.
Ella sabe, realmente sabe.
(está más allá, y más acá)

Pero no, no dejó de representar su papel.
Prefirió enojarse, sin mas explicaciones.
Quiso jugar "by the book"

Ahora, ambos pagamos las concecuencias.
Ahora, yo tengo que tomar el "Book" y remarla como un Vikingo...

3 comentarios:

manooko dijo...

el famoso

trabajo
de hormiga...


?

Sebastián dijo...

Será que a veces uno espera que el otro traiga una solución mágica y a veces lo que en el fondo deseamos que fuera un nuevo comienzo termina siendo un triste fin.
Uno abre la boca cuando ya no puede seguir así y a veces ya no se puede contener la catarata que sigue. Igual creo que es lo mejor. Mejor cartas en la mesa que silencios que esconden miserias desconocidas y límites a nuestros sueños.
Un abrazo.

Yo dijo...

Lamentablemente es asi....

Beso