4 de octubre de 2006

Más allá del orgullo y la intelectualidad.

Si la pregunta era: ¿A qué le tenés miedo?
La respuesta era: A nada.

Y era totalmente cierta.

Visto desde aquí puedo notar la inconsciencia
o la falta de auto-conocimiento que tenía (y tengo)
sobre ciertos aspectos de mi existencia.


La muerte no es una preocupación directa.
Es como un impedimento,
algo molesto que no me va a dejar hacer las cosas que quiero hacer en esta vida.

Antes pensaba que no podía morirme virgen.
Era como un estúpido seguro de vida mental.

Después sentí que no podía morirme sin terminar, al menos, un libro.
Y todavía lo siento, pero ahora hay ALGO más.

Algo grande, tan grande como un ideal, pero distinto.

4 comentarios:

Pit@MundoPeter! dijo...

Desde un punto de vista sistémico, la unica condicion para poder morir es haber primero nacido. Cumplido eso ya estamos habilitados para morir. Todo lo demas son objetivos o metas que cada uno se impone o propone para complicarse la forma de esperar el momento o bien para divertirse en el interin..

Ese otro yo dijo...

Me da miedo hablar de muerte...debe ser q en realidad es uno de los misterios que nunca sabremos... en lo demas estoy con Pit ..

Beso Patin

Mía dijo...

No tenerle miedo a nada es la mentira más gande del universo. Cuando me responden así me digo: mierda, cuánto miento a tener miedo tiene est@.
Miedo, yo tengo miedo, miles, millones, pero me estoy tratando de amistar con ellos par que sean como propulsores a hacer cosas que no habría logrado antes. Supongo que de cierta manera tu estás haciendo lo mismo, Descurbiendo tu finidad y muy inconscientemente tratando de dejar algo que te haga infinito...

Has leido Schopenhauer?

Patto dijo...

Pit@MundoPeter!: Prefiero tomarlo como un divertimento!

Ese otro yo: ¿Cómo que nunca lo sabremos? Cuando te mueras te vas a dar cuenta en seguida!

Rebecca mía: También no tener miedo a nada es ser inconsciente de muchas cosas. No, no leí a Schopenhauer, de que habla?